El negocio de la telefonía móvil quiere, poco a poco, salir del letargo de los últimos años. Unos terminales cada vez mejores, y una tasa de reposición más baja, hace que la gente no cambie tanto de móvil. Aunque algunos están optando por entregar su móvil viejo para conseguir uno nuevo. Un ejemplo es que el Samsung Galaxy S7 ahora mismo todavía conserva casi la mitad de su valor desde que fue original.

Este tipo de estimaciones varía en función de los terminales que salgan al mercado. En el caso del dispositivo del fabricante coreano, como todavía parece que se retrasará la llegada del Galaxy S8, pues su valor sigue siendo relativamente alto.

Sobre este tipo de valor, desde Phone House han hechos unas estimaciones medias de los smartphones usados entregados dentro del ‘Plan Remóvil’ de la compañía, y la cifra estaría en torno a los 125 euros.

Los móviles usados se están convirtiendo cada vez más en un medio de pago, de ahí que 3 de cada 10 usuarios lo entreguen al comprar un nuevo dispositivo. Y es que, según el distribuidor, la principal ventaja de su ‘Plan Remóviles’ es que el cliente puede canjear el importe de su smartphone usado mediante un vale descuento para compras realizadas en Phone House o recibirlo a través de una transferencia a su cuenta bancaria.

El valor residual de los teléfonos sigue siendo muy alto. Por ejemplo, el Samsung Galaxy S7, lanzado en febrero de 2016, conserva un año después el 40% de su valor original. En el caso de los smartphones de última generación y de gama alta, el valor del terminal usado puede alcanzar hasta los 600 euros.

Según las estimaciones de Phone House, los dispositivos que encabezan el Top 5 de los más valorados (de segunda mano) son el iPhone 7 Plus 256GB, iPphone 7 256GB y iPhone 6S Plus 16GB y los Samsung Galaxy S7 Edge 32GBy Galaxy S6 Edge+ 64GB, que oscilan entre los 330€ y los 600€, lo que supone un considerable ahorro para el cliente a la hora de adquirir uno nuevo.