No se trata de una gran novedad: el turismo en esencia tiene un trabajo muy temporal marcado por las diferentes temporadas. Ahora bien, el gran objetivo sería que, poco a poco, se genere un mayor empleo y, a ser posible, de calidad. Pero eso por el momento no parece ser.

Uno de los lastres que tiene el turismo español, y que está perfectamente diagnosticado, es que llega un gran número de turistas extranjeros, pero que no terminan siendo del todo rentables. En otras palabras, que abunda el viajero barato que viene por poco precio y que gasta poco.

Aunque parece ser que no es el único problema. El tipo de trabajo que se crea también es un inconveniente, y eso que no deja de aumentar. En concreto, el empleo en las actividades turísticas superó 2,4 millones de trabajadores en el cuatro trimestre de 2016, lo que supone un crecimiento del 2,3% respecto al mismo período del año anterior, según la Encuesta de Población Activa (EPA), difundida este lunes por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.

Los ocupados en turismo, que aumentaron en 53.369 personas frente al mismo trimestre de 2015, representaron, así, el 13% del empleo total de la economía española.

De octubre a diciembre, el sector contaba con 2,8 millones de trabajadores en activo, lo que supone 35.051 más o un 1,3% más, de los que 392.939 fueron parados, cerca de 18.318 menos que hace un año.

Este volumen de desempleados supone un ratio del 14%, 0,9 puntos porcentuales menos que un año antes (el 14,9%) y 4,6 puntos menos que en la economía nacional, donde se sitúa en el 18,6%.

Los problemas con la temporalidad

El número de ocupados entre los asalariados del sector turístico aumentó un 4,6%, hasta superar 1,9 millones, frente a un descenso del 6,3 % entre los autónomos. Aunque este buen dato tiene una contrapartida bastante dura: sigue subiendo la tasa de temporalidad (proporción de asalariados con este tipo de contrato sobre el total).

En concreto avanza 0,1 puntos porcentuales hasta el 34,2% y se sitúa 7,7 puntos por encima de la media de la economía española, con el 26,5%.

El empleo indefinido en turismo muestra una tendencia de crecimiento desde el segundo trimestre de 2014 y alcanza, en el último analizado, una variación interanual positiva del 4,6%. Esta fue ligeramente inferior al repunte del 4,7% de los asalariados con contrato temporal que comenzaron su tendencia de aumentos en el tercer trimestre de 2013, sin decaer desde entonces.

En el sector turístico, los asalariados con jornada completa representaron el 71,8 % del total, tras un repunte del 3,2%, mientras que los de contratos a tiempo parcial aumentaron un 8,4 % y alcanzan el 28,2%.

Imagen | ‘guiadecadiz.com