El sector hotelero español prevé que 2017, “si no se tuerce, puede volver a ser un magnífico año turístico”, aunque ha advertido de que España debe dejar de pensar en batir récords de turistas extranjeros, algo que ya no es el objetivo, tras recibir a 75,6 millones en el ejercicio pasado.

El reto tiene que ser la rentabilidad, por lo que “debemos instar a las administraciones públicas a mejorar los destinos turísticos maduros” y a promover la aplicación de las nuevas tecnologías, la promoción de nuevos mercados y la consolidación de los que tenemos, según el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Juan Molas.

Asimismo, hay que instar a las administraciones públicas, tanto la central como las autonómicas, a que doten del presupuesto suficiente la promoción turística, “para que podamos captar nuevos mercados y desestacionalizar las temporadas. Este es el objetivo”, ha añadido Molas en la presentación de un evento que la patronal organizará en noviembre próximo junto con Easyfairs.

Molas ha explicado que la patronal no tiene “ninguna noticia adversa de que el año no vaya a ser bueno”, ya que ha arrancado muy bien, sobre todo en Canarias y también hay muy buenas ocupaciones hoteleras en las estaciones de esquí, gracias a una climatología favorable.

El presidente de la confederación ha recordado que tener una buena temporada de esquí es “fundamental” para unas determinadas comarcas y regiones de España, como todo el Pirineo o Sierra Nevada, porque se trata del sector que supone su sustento económico-social.

A las excelentes temporadas turísticas en Canarias y las estaciones de esquí, se suma un buen arranque del año para el turismo de negocios, congresos y eventos, lo que hace augurar que 2017 puede seguir siendo un “magnífico” año para el turismo español, ha indicado.