La TAE media de los préstamos al consumo en España en 2016 ha sido de 8,46 %, lo cual supone un encarecimiento del 0,03 % con respecto al mismo índice del año 2015. Después de que esta tasa decreciera durante dos años seguidos, el precio de los préstamos en nuestro país aumenta ligeramente, según los datos que acaba de publicar el Banco de España.

Por su parte, la TAE media de los créditos al consumo en el mes de diciembre fue de 8,21 %, lo cual también supone una subida de 0,29 % respecto al mes anterior y acaba con el abaratamiento que llevaba dándose durante los cuatro meses anteriores.

Diciembre fue el tercer mes más barato del año

A pesar de la fuerte subida del precio de los préstamos personales que se dio desde noviembre a diciembre, el último mes del año ha sido el tercero más barato para contratar un crédito. Tan solo noviembre (7,92 %) y abril (7,97 %) han sido más baratos. Según el comparador de préstamos MiPréstamo.es, este hecho es una muestra de que los bancos suelen ofrecer préstamos con tipos de interés más atractivos en épocas previasa periodos de mayor consumo, como son el verano o las navidades.

A su vez, el mes de enero (8,99 %) fue el mes donde contratar un préstamo personal más caro salía, rozando una TAE del 9 %, seguido de agosto 8,86 %. En la misma línea, estos valores coinciden justo con dos meses en los que el gasto de los hogares es mucho más elevado. Este índice que el Banco de España publica con unos dos meses de retraso es la herramienta que se emplea para medir y comparar entre préstamos personales.

Aspectos que influyen en el coste de los préstamos

La razón por la que se recomienda consultar este índice y no el tipo de interés nominal (TIN) es porque la TAE incluye no solo el interés, sino que tiene en cuenta también gastos y comisiones que conlleva la operación de conceder un préstamo.

Así, conociendo la TAE y teniendo en cuenta el importe y el plazo, (a mayor importe prestado y cuanto más largo sea plazo, más intereses se pagarán a la larga), se pueden hacer cálculos sobre el precio real de un crédito. No obstante, en el caso de los préstamos personales, a veces el cliente tiene que firmar el acuerdo ante notario, por ejemplo, o contratar concretos productos vinculados que no siempre se reflejan en la TAE.

La TAE de las hipotecas bajó hasta el 2,19 % a final de año

Por su parte, para los préstamos hipotecarios,  que tienen una TAE diferente a la de los préstamos al consumo, este índice se sitúo en el mes de diciembre en 2,19 %. Este dato es la TAE media más baja del 2016 y supone una caída del precio de los préstamos para la compra de viviendas de un  0,13 %. Sin embargo, la tasa anual equivalente no es un índice tan relevante en el caso de las hipotecas como lo es en los préstamos personales, ya que en estos contratos muchos más costes adicionalescomo la tasación del inmueble que no se engloban dentro de la Tasa Anual Equivalente. Por eso, fijarse en la TAE antes de contratar una hipoteca no es tan determinante como con un préstamo personal.