Son tiempos convulsos para Banco Popular. Una demostración han sido las pérdidas cosechadas por la entidad en los últimos resultados presentados que se unen a los conflictos derivados de la sustitución del máximo responsable del banco, Ángel Ron, así como el recorte de plantilla que ha sufrido la entidad.

Con cierto desánimo en sus palabras, el de momento presidente de Popular iniciaba su primera rueda de prensa pública tras conocerse su marcha, y la última antes de irse. Todo ello para comunicar los malos resultados cosechados por la entidad.

 

En concreto, tuvo unas pérdidas de 3.485 millones de euros en 2016, muy superiores a las previstas, tras destinar 5.692 millones a provisiones para reforzar su balance, devolver a sus clientes lo cobrado de más por las cláusulas suelo y acelerar la desinversión en activos no productivos.

Según un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la entidad obtuvo el año pasado un beneficio neto de 998 millones por su actividad bancaria minorista, antes de esa dotación.

El banco explica que de las provisiones extraordinarias, 4.200 millones se han dotado para crédito e inmuebles, mientras que otros 229 millones corresponden al importe de las cláusulas suelo y 240 millones se destinan a cubrir el impacto del descenso de la rentabilidad de su participada Targobank y el deterioro de su fondo de comercio.

Según explica Banco Popular, el plan de ajuste que tiene en marcha se lleva otros 370 millones, mientras que la reestructuración de la cartera ALCO (compuesta fundamentalmente por deuda pública) supone otros 107 millones y el impacto de la reforma fiscal, 47 millones.

Ron da explicaciones

El presidente saliente de Banco Popular ha querido en su despedida defender su gestión durante los últimos 13 años. Según ha reconocido Ron, ha optado por defender al banco antes que sus propios intereses. “Es mi primera comparecencia desde que se decidió la sucesión y la última de muchas que he dado”, ha sido su primer mensaje.

Ron ha reiterado que “una de las cosas de las que podemos estar orgullosos es que durante la crisis hemos perseverado en el esfuerzo de mantener la independencia”. Por ello ha querido “agradecer el apoyo de los magníficos profesionales que han permitido al Popular mantenerse en solitario”.

Ron ha aprovechado su despedida para cargar contra las ayudas públicas recibidas por el sector. “No hemos contado con un euro de ayudas ni directas ni indirectas”, ha afirmado. “Lejos de costar dinero al contribuyente, es el banco el que ha contribuido junto a otros al saneamiento del sector”, ha añadido.

Imagen | ‘@GrupoBPopular