Los grandes operadores de telefonía se han volcado los últimos meses en el mercado residencial. Las promociones y anuncios han sido para la televisión, el fútbol y las series. Pero Orange, aprovechando el rebranding de su marca convergente, quiere poner especial foco también en las empresas.

En concreto se centrará en las pymes y autónomos, un mercado que ahora mismo tiene un nicho de más de 500.000 potenciales usuarios, según contó a SABEMOS en una entrevista el consejero delegado de Voztelecom, Xavier Casajoana. En dicha entrevista aseguraba que, tarde o temprano, los operadores de red entrarían en el segmento de los servicios a empresas, porque la parte residencial cada vez reporta menos beneficios.

Y ese momento ha llegado. Tras la puesta en funcionamiento el pasado año de una red de fibra óptica dedicada para grandes cuentas, Orange extiende ahora esta infraestructura también a las pymes, para apoyar a este tipo de cliente empresarial en la transformación digital de sus negocios.

Esta red permitirá alcanzar velocidades de hasta 500 Mbps simétricos a las organizaciones de entre 10 y 99 empleados presentes en polígonos industriales y complejos empresariales, que ven así cubiertas sus necesidades más exigentes de comunicación con soluciones hasta ahora solo al alcance de una gran cuenta.

Orange propone a las pequeñas y medianas empresas una completo paquete de comunicaciones, con voz, datos y servicios avanzados, adaptado a su perfil de consumo de datos más elevado y al creciente uso de herramientas de trabajo colaborativas basadas en la “nube” y de soluciones en movilidad.

La propuesta es la siguiente:

Conexión de datos simétrica FTTH a 500Mbps.

Servicios avanzados de voz en un único paquete: con múltiples líneas, tarifas planas a fijos y móviles, características de centralita y conectividad para diferentes teléfonos y fax.

Calidad asegurada: gracias a la fiabilidad que ofrece la conexión de fibra óptica de Orange, así como la puesta a disposición de estos clientes de un servicio de atención premium.