Para un operador de telecomunicaciones no hay nada más valioso que sus infraestructuras. A fin de cuentas, se trata de un activo de gran valor que vertebra su negocio. Por eso, el mantenimiento externo es algo delicado. De ahí que Vodafone deposite la confianza en uno de sus grandes aliados.

La relación de Vodafone y Huawei cada vez es más intensa. En el último año han gestionado juntos la conectividad de Madrid y también han hecho negocio con el Internet de las Cosas. Por eso, el último negocio parece otro paso más.

En concreto, Vodafone y Huawei han llegado a un acuerdo para la transferencia completa del mantenimiento de las infraestructuras y de los equipos de telecomunicaciones de fijo y renovación de móvil de la operadora en España. Este proyecto incluye el traspaso de la actividad del área, así como los profesionales y recursos asociados a la misma. Está previsto que el acuerdo sea efectivo el 22 de marzo de 2017.

En la negociación del acuerdo se ha primado el mantenimiento del empleo, así como los salarios, horarios, localización y demás condiciones laborales de los cerca de 230 profesionales afectados. Se abre ahora un periodo de consultas con la Representación Legal de los Trabajadores para acordar los detalles finales de la transferencia.

El proyecto permite integrar el mantenimiento de las redes de Vodafone en España (fija y móvil) y contar con un modelo operativo unificado, más simple y convergente ya que el mantenimiento de campo de las redes de móvil y fijo se realizaba, hasta el día de hoy, de forma independiente.

Esta decisión hará que Huawei pase a desarrollar de manera integrada tanto el mantenimiento de campo como la gestión de repuestos de la red convergente de Vodafone España.

Sobre el gasto que supondrá este acuerdo no hay cifras concretas, aunque desde el diario ‘Expansión’ señalan que sería una cuantía de 200 millones de euros, lo que significa que Vodafone pagará unos 40 millones de euros anuales por el servicio.