¿Quién dijo miedo? MásMóvil no ha dicho su última palabra en cuanto a la adquisición de otras compañías. Tras las compras de Pepephone y Yoigo, con los que busca atacar distintas líneas de negocio, ahora ha sido el turno para el operador móvil virtual (OMV) Llamaya.

Asignado dentro de los “étnicos”; es decir, los que centran su negocio en los inmigrantes, esta operación sitúa al operador amarillo en la línea de salida de diferentes áreas de acción. La semana pasada terminaba de reformular su gran apuesta convergente a través de Yoigo; y hace apenas unas semanas reformuló las tarifas de datos móviles de Pepephone.

Ahora, con la compra de Llamaya, pretende también sacar tajada del mercado étnico, donde competirá con Lycamobile, uno de los actores más fuertes en este segmento a nivel internacional. Pero esta operación no representa una novedad.

Una vez atados los clientes de only mobile, convergentes e inmigrantes, MásMóvil también se ha mostrado muy activo en el segmento empresarial. Aquí ha lanzado nuevas tarifas, y también tendrá que batirse el cobre con operadores muy especializados. Por lo que no podrá cometer fallos.

MásMóvil y el nuevo negocio

En cuanto a las cifras de la operación, la adquisición ha sido por el 100% de las acciones de More Minutes S.A. (Llamaya), tras alcanzar un acuerdo con sus principales accionistas.

El precio de la adquisición asciende a 29,7 millones de euros, más un importe variable en función de la evolución de ciertos parámetros operativos, según un comunicado que ha remitido el grupo al Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Este variable podría ascender a un máximo de 12 millones de los cuales 4,5 millones serían en efectivo y el resto en efectivo o acciones a elección de Grupo MásMóvil. Con todo lo anterior, la transacción presenta un atractivo múltiplo EV/EBITDA inferior a 4x en el caso de que todo el variable sea devengado.

Este OMV utiliza la red de Orange. La empresa, que registró el año pasado unas ventas superiores a los 22 millones de euros, cuenta con una cartera de unos 170.000 clientes de prepago con un alto nivel de fidelidad.

MásMóvil, ¿y la televisión?

Tras esta compra, casi no queda ninguna línea de negocio que se le resista a MásMóvil. No obstante, todavía hay algo en lo que no compite en igualdad de condiciones con los grandes operadores de red: la televisión.

Aunque el consejero delegado de la compañía, Meinrad Spenger, matizó hace una semana que dejan libertad al usuario para que lo añada a su oferta convergente, por el momento es la gran diferencia. Y, sobre todo, pierde las grandes facturas de los clientes que tienen paquetes de cuatro o cinco servicios a la vez.

No obstante, ante el hambre que está mostrando la compañía, no sería de extrañar ver en breve algún acuerdo con grandes productoras… Todo puede pasar.