Los consumidores acogidos a la tarifa por horas, PVPC, están viviendo la peor cuesta de enero desde hace años. La falta de energía procedente de fuentes renovables y la demanda energética de Francia han provocado que los precios del mercado mayorista se encarezcan.

Por ello, más de una familia ya está buscando otra tarifa con la que ahorrar antes de que la tendencia alcista le arrastre. ¿Cuáles son las modalidades que se pueden contratar y cuáles son las que permiten un mayor ahorro? Desde el comparadorde HelpMyCash.com lo explican.

Quedarse en el mercado regulado, ¿un acierto?

Si se quieren evitar las oscilaciones del mercado mayorista, las tarifas de precio fijo son la solución. Esta modalidad congela el coste de la energía durante un año, por lo que garantiza pagar lo mismo durante este periodo.

En el mercado libre la gran mayoría de tarifas tienen esta particularidad. No obstante, si se prefiere seguir formando parte del mercado regulado, las comercializadoras de referencia cuentan con tarifas fijas alternativas a la PVPC. Ahora bien, ¿salen a cuenta?

Al igual que sucede con la propuesta por horas, las tarifas fijas reguladas no exigen la contratación de servicios adicionales. De igual forma, no cuentan con una cláusula de permanencia, por lo que siempre se podrá cambiar de comercializadora en caso de no estar satisfechos. Pero ¿y el precio?

Lo primero que se debe tener en cuenta es que el riesgo que toman las compañías al congelar el precio de la energía repercute directamente sobre este. Es decir, el coste del kWh tiende a redondearse al alza en el momento de su contratación. Por otro lado, dado que estas mismas comercializadoras tienen tarifas no reguladas, el precio puesto en las alternativas a la PVPC no siempre serán más bajos que las que se pueden encontrar en el mercado libre. Por ejemplo, la tarifa fija que ofrece Endesa en el mercado regulado es un 7 % más cara que su propuesta más económica del mercado libre. Más sorprendente es el caso de Viesgo, con la que el ahorro sube hasta el 15 % si se contrata la tarifa libre.

Diferencias de hasta 185 euros al año

Las familias que busquen una tarifa de luz con la que ahorrar un buen “pellizco” no deben perder de vista la oferta existente en el mercado libre. Eso sí, hay que tener bastante cautela. Al igual que existen tarifas de precio fijo hasta un 14 % más baratas que las del mercado regulado también se da el caso contrario.

Actualmente la diferencia entre la propuesta más económica (Viesgo 100 % Online) y la más cara (Doméstica de Carvisa Energía) es de 185 euros anuales para una potencia de 4,6 kW y un consumo anual de 3.600 kWh. Cuando existe semejante distanciamiento suele deberse a que la compañía incluye algún servicio adicional. No obstante, en este caso no hay excusa: no hay un plus que justifique que se encarezca tanto el recibo.

Por lo tanto, antes de elegir una tarifa de luz del mercado libre hay que mirar con atención las condiciones del contrato: si exige un compromiso de permanencia o la contratación de servicios adicionales, si ofrece un descuento y cuánto dura, etc. Dado que el volumen es grande, lo mejor es utilizar un comparador o echar un vistazo a los rankings de las mejores tarifas de luz del momento.