La evolución de la tecnología lo hace junto a la sociedad. Las necesidades de hoy no tienen que ver nada con las de ayer. Y puede que tampoco con las de mañana. La movilidad laboral y la eficiencia de los móviles tiene un perjudicado principal: el ordenador tradicional.

No se trata de ninguna novedad que los PC tradicionales, tanto los de mesa como portátiles, están en caída imparable desde hace años. La gente ha encontrado sustituto para muchas de las tareas que antes ejecutaban. Tan solo el ámbito profesional parece resistir, pero tampoco es un bastión al que sujetarse.

En este contexto, los datos que ofrece la analista de IDC España, Laura Castillo, son bastante pesimistas para el sector. Pronostica que la caída en ventas “continuará hasta 2020, con un decrecimiento anual compuesto de -4,3%”.

Según la analista de IDC “la venta de ordenadores [a nivel global] descendió en 2016 un 11,8% con respecto a 2015, pasando de 3.636 millones de unidades vendidas a 3.244. Esta tendencia continuará hasta 2020, con una tasa de crecimiento anual compuesto de -4,3%.

En cuanto a los fabricantes que copan los primeros puestos del mercado, no tienen variación con respecto a los años precedentes. Así, los líderes del mercado son HP (32% de cuota), Lenovo (22%) y Acer (16%). Complementan el top 5 ASUS y Apple.

Los asesinos silenciosos

En realidad, los dispositivos alternativos, como son los móviles o tablets, también se encuentran en un crecimiento plano con respecto a ejercicios anteriores. ¿Entonces? Uno de los grandes enemigos, aunque pariente cercano del ordenador portátil, es el convertible o 2 en 1.

Según contaba en una entrevista a SABEMOS el director de consumo de Lenovo España, Francisco García, este tipo de dispositivo es ahora mismo el que tira de las ventas. La justificación es que tiene unas prestaciones casi idénticas a las de un portátil convencional, con el añadido de que su innovación con la pantalla táctil o desplegable, genera en el consumidor mayores expectativas.

Según la analista de IDC durante 2016, las ventas de portátiles duplicaron las de ordenadores de sobremesa, sobre todo en el ámbito profesional, debido a que cada vez son más las organizaciones que apuestas por el trabajo flexible y en movilidad. Por ello, el tipo de dispositivos que más se venderán durante los próximos años serán los portátiles ultradelgados y ligeros.

El mercado del PC llevaba decreciendo varios años (2011, 2012 y 2013) por la situación económica. En 2014 y 2015 el mercado creció, pero simplemente por los ciclos de renovación animados por la ligera mejora económica. El mercado de los ordenadores está bastante asentado, no salen novedades que impulsen el cambio de dispositivo fuera de los ciclos de renovación, y cada vez más se están viendo sustituidos por otros dispositivos, como las tablets.

Imagen | ‘Pexels