Sin duda alguna, durante 2016 hemos apreciado un cambio radical en las relaciones que mantiene un cliente con su banco. Las entidades se están adaptando a marchas forzadas las nuevas tecnologías, lo que les ha permitido acercarse a una sociedad cada vez más marcada por un ADN digital.

Mientras que el año 2016 ha sido el auge de la tecnología aplicada a los bancos, en 2017 debería consolidarse su uso, tal y como aseguran desde el comparador de productos financieros HelpMycash.com.

Ofertas personalizadas gracias al ‘big data’

Cada día se generan en la red unos 3 trillones de datos. Este volumen que brota de forma caótica se conoce como big data y significa una oportunidad para las empresas. Una vez clasificados e interpretados los datos, pueden convertirse en herramientas para aumentar sus beneficios.

En ese sentido, los bancos deberían consolidar el 2017 el uso del big data para ganar ventajas competitivas, mejorar la eficiencia y la gestión empresarial, es decir, recolectar información sobre sus clientes para poder ofertarles los productos que más se correspondan a sus necesidades.

Hace pocos años, para contratar cualquier producto era necesario acudir a las oficinas para que una persona analizara la situación, las preferencias del cliente y conociese de palabra qué era lo que estaba demandando el consumidor. Sin embargo, con el auge de las nuevas tecnologías, la mayoría de los clientes se informan previamente por internet. El big data permitirá hacer ofertas más personalizadas a cada cliente, es decir, entender lo que está buscando y ofrecérselo, sin tener que navegar entre toda la oferta que, probablemente, no sea de su interés.

La llegada de la inteligencia artificial

Lo hemos visto en muchas películas de ciencia-ficción: las máquinas podrían sustituir a los humanos. Aunque es imposible que esta teoría encaje con la realidad, lo cierto es que cada vez se construyen máquinas que se asemejan a las funciones que pueden desempeñar los humanos.

Recientemente algunos bancos españoles han presentado prototipos de robots capaces de realizar trabajos propios de una persona. Un ejemplo es CaixaBank, que ha creado un servicio de asesoramiento en comercio exterior capaz de responder preguntas y dudas técnicas utilizando el lenguaje natural, o también Abanca, que presentó un robot humanoide que recibe a los clientes que se acercan a la oficina.

Consolidación de los pagos con el móvil

La gran mayoría de los bancos españoles han apostado por el sector de las fintech y se prevé que en 2017 sigan en evolución, ya que ha permitido crear un valor añadido a los servicios que la banca ofrece.

En uno de los sectores en los que más se ha notado la penetración de las fintech ha sido en la banca móvil. De hecho, el ‘Informe Sintredia’ sobre el uso del móvil en España y en el mundo, asegura que en los últimos 5 años la gestión de las finanzas desde el móvil se ha duplicado. Una de las funciones más innovadoras que se ha implementado ha sido los pagos instantáneos de móvil a móvil, una competencia directa a las transferencias bancarias tradicionales.

Sin embargo, 2017 será el año para que se consolide esta práctica, ya que en España solo representan un 12 % de los pagos que se realizan, un porcentaje que se encuentra por debajo de la media mundial.