Airbnb sigue estando en boca del sector hotelero. El último grupo en hacerlo ha sido Iberostar, que reprocha al gigante de la economía colaborativa basarse en una “ilegalidad” que intenta tapar con el pago de impuestos.

El ‘Tercer encuentro del sector inmobiliario’, organizado por el IESE, ha tenido como una de las protagonistas a la economía colaborativa. El consejero delegado para Europa y Oriente Medio del grupo hotelero Iberostar, Aurelio Vazquez, ha aprovechado el encuentro para dejar constancia de su visión negativa sobre estas plataformas,

Desde el punto de vista de Vázquez, Airbnb basa su negocio en “pervertir los planes locales de ordenación urbana al darle un uso turístico no previsto a terrenos con finalidad residencial”.

También ha invitado a reflexionar sobre qué tipo de ordenamiento urbano quiere España, ya que, en su opinión, las plataformas de economía colaborativa “fomentan” la desregulación.

Para la cadena hotelera, Airbnb supone un “impacto negativo a nivel social, económico y medioambiental”, ha puntualizado su consejero delegado. Durante el encuentro, ha señalado la labor del Gobierno de Baleares por tomar medidas contra estas prácticas, criticando que les acusen de fomentar un “sector hiperregulado”

Según apunta Aurelio Vázquez, resulta “perverso” dejar en activo estas plataformas bajo la excusa de una mayor demanda. Ya que cree que “realmente lo que hacen es saturar al mercado de una forma desregulada”.