Iberostar Hotels & Resorts continúa con el ambicioso plan de expansión y ampliación de su planta hotelera. La compañía mallorquina inaugura en abril un nuevo establecimiento en el norte de África con la apertura del nuevo Iberostar Club Palmeraie Marrakech, un hotel cuatro estrellas completamente renovado y rediseñado bajo los estándares de calidad habituales de la marca.

El nuevo hotel se encuentra a tan solo 15 minutos de La Medina, el casco histórico de la exótica ciudad de Marrakech, que alberga tesoros como la emblemática plaza Jamaa El Fna, la mezquita de Koutoubia o el Palacio Bahía, entre otras maravillas. Así, en pleno palmeral y rodeado de un entorno natural envidiable, se levanta la nueva estrella de Iberostar en Marruecos.

Una de las particularidades de Iberostar Club Palmeraie Marrakech es el espectacular jardín de 11 hectáreas que lo rodea y que alberga las tres piscinas de las que dispone el complejo. Sus 318 habitaciones cuentan con balcón o terraza y ofrecen espectaculares vistas a la cordillera del Atlas y a estos impresionantes jardines. Todas ellas cuentan con todas las comodidades y una decoración que ya envolverá a los huéspedes en la cultura marroquí antes de salir a explorar la ciudad. Además, con el servicio “Todo Incluido” el cliente no tendrá que preocuparse por nada más que disfrutar y dejarse llevar por la experiencia Iberostar.

Aurelio Vázquez, CEO EMEA de Iberostar, afirma que“la apertura de Iberostar Club Palmeraie Marrakech es una muestra más de los planes de expansión de la cadena y de nuestro objetivo de seguir creciendo con un producto de excelente calidad en los destinos turísticos más importantes. En el norte de África, Marrakech es indudablemente una de las grandes joyas para el turismo. Estamos encantados de estar presentes con un producto totalmente reformado y adaptado a las necesidades de todo tipo de clientes, pues tanto por ubicación como por prestaciones, este hotel es la mejor elección para familias que desean descansar, para viajes de ocio e incluso de negocio”.

Las experiencias del hotel

La gastronomía representa uno de los aspectos más importantes de la cadena y ha demostrado ser una fortaleza que la mayoría de los clientes destacan por encima de todo. Por esta razón, la oferta de restauración del Iberostar de Marrakech sigue los estándares de variedad y calidad habituales en los establecimientos de la compañía mallorquina. Los huéspedes de este hotel podrán elegir entre gastronomía marroquí o internacional, que cuenta con show cooking y noches temáticas; el restaurante a la carta y el food truck con oferta de comida rápida.

Lo que sí se considera una cita obligada para cualquier tipo de turista en Marruecos es asistir a una relajante sesión en uno de sus tradicionales hammams. Los clientes de Iberostar podrán hacerlo en el SPA Sensations, un completo centro wellness con una variada oferta de tratamientos de belleza, masajes y sauna.

Asimismo, la oferta de entretenimiento constituye otra de las grandes prioridades para la cadena. En el nuevo Club Palmeraie tanto niños como adultos disfrutarán de una completa variedad de alternativas gracias al programa Fit & Fun. Actividades de cocina, deportes como tenis, golf o fitness, paseos en globo o en dromedario, y espectáculos en vivo son solo algunas de las opciones a disposición del huésped. Además, los amantes del golf están de enhorabuena, ya que en las cercanías encontrarán hasta nueve campos para practicar esta disciplina.