La ola de frío que ha llegado al país estas semanas ha coincidido con uno de los mayores picos del coste de la electricidad de los últimos años. La falta de viento y lluvia, junto con la demanda energética externa, están causando mella en los precios del mercado.

Tanto es así que el Ministro de Energía, Álvaro Nadal, comunicó que la factura de la luz podría llegar a subir 100 euros anuales. ¿Se puede evitar? Desde el comparador HelpMyCash.com dan las claves.

Sube la luz, pero no a todos por igual

Los precios de la electricidad en el mercado mayorista han sido noticia toda la semana. La escalada no parece tener parangón, llegando a rozar los 100 euros por MWh en las horas de mayor consumo. No obstante, pese a la repercusión que ha tenido la noticia, es importante matizar que no todos los consumidores se verán afectados.

Los clientes acogidos a la tarifa regulada Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC o antigua TUR) serán los que recibirán facturas más elevadas. Esto se debe únicamente a que esta modalidad cobra el consumo en función del precio del mercado mayorista.

Sin embargo, los usuarios que tengan un contrato dentro del mercado libre o que se hayan acogido a la modalidad de precio fijo alternativa a la PVPC no deben preocuparse. En este caso las compañías deben respetar el precio pactado en el momento de la formalización del contrato.

La hora de la cena, la más cara

En pleno temporal y con el coste de la luz por las nubes, los consumidores que tengan la tarifa por horas deben ser más precavidos de lo habitual. Para ello es vital revisar el coste de la luz día a día. Pese a lo pesado que pueda resultar, existen diversas aplicaciones móviles con los que la tarea se vuelve más sencilla.

Como punto de referencia, las horas a evitar son las que van desde las ocho de la tarde hasta las once de la noche. El viernes 20 de enero el coste de la luz de ocho a diez de la noche tuvo un precio medio de 97,41 euros/MWh; mientras que de tres a cinco de la madrugada la media se situaba en 67,22 euros/MWh. De igual forma, las primeras horas de la mañana (desde las ocho hasta las once, aproximadamente) también tienden a registrar precios más elevados. Esto se debe, principalmente, a la demanda energética.

3 trucos con los que frenar la subida

A sabiendas de la diferencia económica que hay entre las distintas horas del día, planificar la puesta en marcha de electrodomésticos de gran demanda es uno de los trucos básicos. Así pues, programar la lavadora o el lavavajillas para que funcionen de madrugada puede ahorrar un pellizco a los consumidores estos días.

Para ayudar a reducir la factura, no se debe perder de vista el entorno. Es decir, el sol puede aclimatar las estancias durante el día sin gastar dinero. En la misma línea, bajar las persianas y correr las cortinas amortiguará el cambio de temperatura una vez baje el sol. De igual forma, el consumo responsable coge un papel importante. Así, por ejemplo, no poner la calefacción en estancias que no se habiten o subirla más de lo necesario son algunas de las actitudes que repercutirán en el recibo. Como referencia, por cada grado de más en la calefacción el consumo sube un 7 %.

Finalmente, una vez visto que el precio de la luz ha llegado a los picos que provocaron que se creara este sistema por horas, tal vez sea el momento de plantearse el cambio de tarifa de luz a una más barata. Aunque esta situación es episódica y tal vez el coste de la electricidad baje, aún no ha habido ningún responsable del sector que lo haya insinuado. Por ello, revisar las facturas y comparar con otras tarifas de luz del mercado libre podría ser la clave para evitar que se cumplan las previsiones del Gobierno, las cuales señalan una subida de 100 euros en la factura anual (unos ocho euros al mes).