El operador naranja sigue en racha. Durante 2016 fue la compañía que consiguió tener siempre una curva positiva de crecimiento tanto en el segmento fijo como móvil. Ahora, el objetivo para Orange será ir incrementando poco a poco la rentabilidad de esos clientes para generar más valor a la empresa.

En el pasado otoño, el consejero delegado de Orange España, Laurent Paillassot, comentaba ante la prensa que el gran objetivo era ser la competencia directa de Movistar. En el mercado fijo es muy complicado. Los azules todavía tienen una posición de dominio bastante importante, aunque poco a poco los alternativos muerden esa cuota de mercado. En cuanto al segmento móvil, es más sencillo. La portabilidad sigue de cara para los naranja, y meses a mes tiñen sus cuentas en positivo.

En concreto, según los últimos datos aportados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que corresponden al mes de noviembre, Orange habría tenido un saldo neto (entre bajas y altas) de 10.650 líneas móviles. Por su parte, Vodafone (-5.581) y Movistar (-32.534) siguen instalados en el rojo como estuvieron los últimos seis meses desde la fecha de los datos.

Fuente | CNMC

Por lo que respecta al mercado fijo, la situación, según los datos de la CNMC, también sonríe a Orange. Así, en el mes de noviembre incrementó su número de líneas de banda ancha en 24.025, mientras que Vodafone le sigue de cerca con 19.874; y Movistar se puso en números negativos con -1.542.

Fuente | CNMC

Aquí, no obstante, hay un dato positivo para Movistar, y es que tuvo un incremento de 54.684 líneas de fibra. Lo que le lleva al saldo negativo es por la pérdida de clientes de ADSL. Se trata de una buena noticia porque los usuarios con este tipo de tecnología tienen facturas más altas, y eso siempre genera mayor beneficio para el operador.

Orange debe crecer… y algo más

Según datos aportados por el regulador en el primer trimestre de 2016, habrá que atender a la evolución, Vodafone obtenía más ingresos en el segmento móvil teniendo menos clientes. La explicación, a priori, se puede dar por el tipo de factura que tienen esos usuarios.

En los datos que ofrece la CNMC dentro de los operadores con red se suman sus virtuales (OMV). Es decir, Amena y Simyo en el caso de Orange; y Lowi en Vodafone. Este tipo de cliente tiene una factura más baja, por lo tanto eso genera menos ingresos en caja.

Por lo tanto, es una gran noticia para Orange que siga siendo el único gran operador en positivo en cuanto a portabilidad móvil, pero otro objetivo para 2017 consistirá en hacer rentables todas esas altas.