La constructora OHL se ha desprendido de un 2,5% del capital de Abertis, la cuota que todavía mantenía en la concesionaria catalana tras sus sucesivas ventas de acciones. Con esta operación, la compañía controlada por Juan Miguel Villar Mir pone fin a un periodo de 6 años en los que ha obtenido importantes dividendos provenientes de Abertis.

OHL ha comunicado en un hecho relevante dirigido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ha vendido el 2,5% de Abertis que aún controlaba. Se trata de un movimiento compuesto por la colocación acelerada entre inversores cualificados de 18,2 millones de acciones de la constructora, que representan un 1,84% del capital social de Abertis, a la que se suma la cesión del 0,66% restante a los bancos colocadores que participan en la operación: UBS, Merryll Lynch y JPMorgan, pesos pesados de la banca de inversión.

OHL ha vendido, en total, 24,7 millones de acciones a 13,59 euros cada una, lo que suma un total de 336,48 millones.

Con el importe que va a ingresar la constructora gracias a la venta, OHL tiene previsto liquidar el préstamo que pidió para entrar en el capital de Abertis, un crédito que todavía tiene un saldo vivo de 273 millones de euros, tal y como ha informado a la CNMV. Además, OHL prevé reducir su deuda corporativa con el saldo restante.

Tras esta colocación acelerada, lo único que quedaría de Villar Mir en Abertis será el 1,7% que controla a través de la Inmobiliaria Espacio, uno de los tentáculos de su emporio. Por lo tanto, el exministro se retira de Abertis tras cuatro años de alegrías.

Entrada atípica, salida escalonada

La crisis de OHL ha engullido su participación en Abertis. La constructora se ha desprendido progresivamente de sus acciones en la compañía catalana desde que el año pasado saliera del Ibex 35, como consecuencia de una severa crisis institucional y de un deterioro de su endeudamiento a lo largo de los últimos años.

Esta participación significativa no es algo nuevo. OHL entró en Abertis casi por casualidad. Le adquirió un 5% a ACS y otro 5% a la propia Abertis en un canje de acciones para que la catalana se quedara con la filial de la constructora en Brasil.

Pero lo que empezó casi por accidente se convirtió en un importante puntal para el negocio de Villar Mir. De hecho, la participación de OHL en Abertis -que alcanzó el 19% en su mejor momento- llegó a suponer un flotador para las cuentas de la empresa de Villar Mir, acuciada por las malas noticias tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Ahora ya no vale la pena estar apalancado, es tiempo de cambios.