Iberostar ha cerrado 2016 con una facturación de 2.025 millones de euros, lo que supone un 10% más respecto al año pasado. Estos resultados confirman, según la hotelera, un año más la trayectoria positiva y la solidez del grupo.

La implantación internacional de la compañía, presente en 30 países a través de sus diferentes divisiones y su compromiso continuo y firme por la calidad como valor diferencial han resultado claves para lograr estos resultados.

En el 2016 Iberostar celebró su 60 aniversario. Seis décadas en las que el grupo ha conseguido liderar hoteles en 17 países de todo el mundo y conseguir nuevas compañías como W2M y Almundo.com, que son ya referentes en sus respectivos mercados. Durante el pasado año, la cadena desarrolló un ambicioso programa de inversión con un doble objetivo.

Por una parte, la apertura de hoteles en nuevos destinos como EE.UU. (Iberostar 70 Park Avenue, Nueva York), que abrió sus puertas en junio de 2016, o Ibiza (Iberostariber Santa Eulalia Ibiza), y por otro, la reforma y actualización de algunos de sus establecimientos para adaptarlos a las nuevas necesidades de los clientes y los estándares de calidad de la compañía. En su política de reinversión de beneficios, la compañía dedicó en 2016 más de 90 millones de euros a la reforma de diferentes hoteles de su portfolio en todo el mundo.

La importancia que adquieren los hoteles urbanos

Iberostar está desarrollando un ambicioso proyecto para incrementar sus hoteles en el segmento urbano y, por ello, continua con la búsqueda de oportunidades de expansión en importantes capitales turísticas internacionales. Los próximos pasos en el segmento urbano se centran en abrir el segundo hotel de la cadena en EE.UU, situado en el South Beach de Miami.

En los próximos 3 años la compañía contará con 15 hoteles urbanos en los principales destinos turísticos del mundo como Budapest, Nueva York, Madrid, Miami, La Habana, Barcelona, Lisboa, Santo Domingo o Lima, entre otros. De este modo, Iberostar apuesta por consolidar una oferta vacacional y para viajes de negocio en ciudades singulares, que se ha incrementado en el sector turístico en los últimos años.

Actualmente el 60% de las camas que Iberostar gestiona en su amplio portfolio de hoteles en todo el mundo son en régimen de propiedad, lo que confirma el importante patrimonio inmobiliario con el que cuenta la compañía. Para garantizar los más elevados niveles de calidad se llevan a cabo reformas constantes. El objetivo de esas mejoras es poder ofrecer a sus clientes los servicios más innovadores con la más alta calidad, habiendo logrado en los últimos años que más del 50% de los hoteles de la compañía sean de 5 estrellas o que formen parte de la categoría The Grand Collection, la más emblemática y de mayor prestigio de Iberostar.

Planes de expansión para el 2017

mantiene una constante búsqueda de oportunidades de negocio para continuar su expansión y crecimiento a través de dos vías: nuevos destinos que incorporar a su oferta y crecimiento en aquellos en los que ya opera actualmente. En 2017 la compañía encara la apertura de seis nuevos establecimientos en Cuba, México, Marruecos, Miami y Mallorca.

En cuanto a Cuba, el grupo recibió el permiso para formar la sociedad anónima Logística Hotelera del Caribe (LHC), una empresa mixta participada en un 70% por IBEROSTAR y 30% por LCH, que se establecerá en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, al norte de la isla.

La planta hotelera cubana, que cuenta actualmente con 65.000 habitaciones, podría crecer hasta las 85.000 en el 2020 y alcanzar las 110.000 en 2030. Con la finalidad de apoyar ese crecimiento y mejorar de forma efectiva la calidad de su oferta de productos y servicios para alcanzar los máximos índices de satisfacción de sus visitantes, el gobierno cubano ha confiado en Iberostar para crear y desarrollar una importadora de mercancías de uso hotelero, que mejorará la calidad de los hoteles en Cuba.