Desde hace poco tiempo podemos ver como los gurús de trading más experimentados aconsejan a los clientes estar una larga temporada trabajando en cuentas demo con dinero virtual. La cuestión es comprensible pues un cliente que, por primera vez accede al mercado, se inicie probando la plataforma y se familiarice con los principales instrumentos financieros, lotajes, spreads, largos, cortos…

Hay que tener en cuenta que el trading es una ciencia muy compleja y con fuertes barreras de entrada, por lo que hay que ir con pies de plomo sobre todo al principio de encaminarnos por estos mercados. Cuando se trabaja en los mercados financieros con cierto grado de apalancamiento hay que hacerlo con mucha cautela y, sobre todo, probando todo al principio en una cuenta de dinero virtual, eso está clarísimo.

Lo que es incomprensible es como alguien que lleva operando mucho tiempo en bolsa puede aconsejar a otros que permanezcan en demo más de un año, probando estrategias que no llevan a ninguna parte y, por supuesto, inyectando miedo para que mientras se vayan formando con su escuela de trading.

En mi opinión hay una cosa fundamental en el trading que es el aspecto psicológico, donde el miedo y la codicia juegan un papel fundamental. Estas situaciones difícilmente se van a poder experimentar con dinero virtual, por lo que hasta que no empieces a operar con dinero real, aunque sea con pequeñas cantidades, es complicado hacerte una imagen fiel de cómo funcionan los mercados, por muchos cursos de bolsa que te enseñen o por mucho tiempo que puedas estar en cuenta demo.

Una vez que has pasado un periodo corto con dinero virtual y estas familiarizado con los términos, lo mejor es aprender trading haciendo trading, ya que es lo que mejor va a enseñar al trader a cómo se manejan los mayores. Hoy en día gracias a los microlotes el operador puede hacer trader de ganar o perder, incluso menos de 1 euro, ya que el coste que puede acarrear, comparado con la experiencia en mercado real donde podría ganar es altamente rentable. Básicamente una ecuación rentabilidad/riesgo bastante alta.

Daniel García, analista de XTB