Desde 2012 los costes energéticos no habían estado tan disparados. Por diferentes motivos, entre los que se encuentra la propia demanda de luz, que encarece los servicios; hasta la falta de recursos renovables como el viento o el agua, está provocando importantes picos que se verán reflejados en la factura de electricidad. Aunque todo esto no parece suficiente para el presidente de Iberdrola que se atreve a hacer chascarrillos sobre el asunto.

“Esto es una situación coyuntural, ha pasado otras veces”, ha asegurado Ignacio Sánchez Galán en declaraciones a TVE efectuadas durante el Foro Económico Mundial de Davos. Pero la nota pintoresca, pero que en realidad no tiene mucha gracia, ha llegado cuando afirma que “todo el mundo se acuerda cuando sube” pero que “nadie se acordará” de los precios de la electricidad cuando bajen.

Con esa falta de delicadeza, el presidente de la energética saca pecho sobre la hipotética bajada en la factura de la luz que llegará una vez se hayan alcanzado los registros más altos de los últimos cinco años.

Además, el presidente de Iberdrola ha confiado y deseado que la bajada se produzca dentro de unas semanas cuando haga más viento, llueva mucho más y baje los precios de los combustibles fósiles para abastecer las centrales eléctricas, lo que hará que “automáticamente” baje el precio.

Sobre la justificación de Iberdrola

Desde España, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, se ha puesto de inmediato manos a la obra, y, en una de esas causas de la subida que destaca el presidente de Iberdrola, es donde ha puesto el foco.

En concreto, Nadal ha anunciado este miércoles que el Gobierno introducirá modificaciones en la formación de precios del mercado del gas, cuyo alto coste está encareciendo la electricidad. El panorama internacional marcado por el alto precio del petróleo, unido a las condiciones meteorológicas – ausencia de viento y agua – y la escasez de oferta nuclear desde Francia, están limitando la oferta para producir electricidad.

En este contexto, las compañías recurren a los ciclos combinados para producir electricidad quemando gas, un combustible cuyo precio también se forma en un mercado mayorista poco líquido y muy expuesto a oscilaciones.

El miércoles 18 de enero se registró el precio más alto desde diciembre de 2013, tocando los 92,60 euros por megativo/hora en torno a las 21:00 horas, con un precio medio diario de 78,83 euros. El ministro ya anticipó que el coste del jueves sería incluso superior.

Para limitar las subidas del precio del gas, Nadal anunció que se introducirá la figura del “creador de mercado” con la intención de ampliar la oferta en el sistema de formación de precios. Previsiblemente esto permitirá bajar el precio del gas, limitando las oscilaciones, lo que afectará al recibo de la electricidad.

Los consumidores alzan la voz

Ante esta situación, desde Facua denuncian la absoluta falta de sensibilidad del Gobierno ante la injustificada carestía del recibo eléctrico y los alarmantes niveles de pobreza energética que sufren millones de consumidores, de los que cientos de miles sufren cortes de suministro cada año por su incapacidad de hacer frente al pago.

En 2015 las eléctricas acometieron más de 650.000 cortes de luz por impago, de los que más de 83.000 fueron interrupciones de suministro que duraron más de un mes.

La asociación reclama al Gobierno que ponga fin a las prácticas oligopolísticas que provocan las desproporcionadas tarifas que pagan los usuarios en España. Así, Facua exige la intervención del sector para que sea el Ejecutivo el que fije periódicamente una tarifa asequible, dado que el sistema de fijación de precios existente en el mercado de la generación español fomenta la especulación y los abusos.