El mundo entero mira a Estados Unidos de reojo más que nunca. La llegada de Donald Trump tiene revolucionado el ámbito empresarial, por desgracia, desde un punto de vista negativo. Aunque en el caso de la española Abertis, si todo va por el buen camino puede haber posibilidades de negocio.

Se trataría, en concreto, del desarrollo de infraestructuras, donde EEUU tiene todavía un importante potencial. Al menos así lo ha reconocido el vicepresidente y consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés, que en el marco del Foro Económico Mundial de Davos ha asegurado que si Donald Trump decide renovar las infraestructuras, Estados Unidos puede ser un mercado objetivo para la compañía, siempre y cuando sea a través de concesiones.

En una entrevista con Efe, Reynés ha aclarado que Estados Unidos es un país muy grande, muy rico y con deficientes infraestructuras, lo que supone un gran potencial para una empresa de gestión de autopistas como es Abertis.

No obstante, ha matizado que todo dependerá de cuáles sean las políticas del gobierno de Trump en este sentido, porque de momento no ha habido más que “una frase, un comentario” en el sentido de que estaba dispuesto a “reconstruir las infraestructuras” del país.

Entre los últimos proyectos acometidos por Abertis, figura la compra de dos autopistas en la India, un país “enorme, con una gran población y muy mal comunicado”, características que junto a garantías de seguridad jurídica lo hacían muy atractivo.

Además, la National Highways Authority (NHA), el organismo que se ocupa de las carreteras en la India, y el Ministerio de Transporte, “han hecho un esfuerzo por establecer un marco jurídico muy potente basado en el ‘common law’ (derecho común) británico específico para todo lo que tiene que ver con concesiones de carreteras”.