Uber lo ha vuelto a hacer. Parece que sobrevolar el territorio empresarial en España o seguir su particular enfrentamiento con el sector del taxi no eran suficiente motivación para reforzar su negocio. De hecho, la compañía se ha lanzad si n red a un territorio donde hay negocio, y mucho. El reparto a domicilio. Que tiemble la competencia. O mejor dicho, que tiemble Just Eat.

Madrid vuelve a ser objeto de innovación para la empresa de alquiler de vehículos con conductor Uber. Una vez incorporado su servicio UberOne con coches eléctricos y su apuesta por el cliente empresarial, la compañía lanza desde hoy un nuevo servicio de comida a domicilio que conectará a usuarios y restaurantes.

Tema Relacionado: Just-Eat se queda ‘sola’ repartiendo comida y genera un problema de competencia para la CNMC

Un movimiento más de Uber que no debe de perder de vista la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC), ya que tras la compra de La Nevera Roja por Just Eat y el cierre de Take Eat Easy, el regulador se encontraba ante un sector que se había quedado sin una gran competencia.

Nuevas empresas que surgieron al calor de estos movimientos, como Deliveroo, que ofrece un servicio de reparto más gourmet, aún no hacen los números de Just Eat. Una situación que solo es beneficiosa para esta compañía. Ya que, si no hay competencia en el mercado, la transparencia se reduce, pues nadie denunciaría malas prácticas.

De hecho, con la llegada de Uber, a Deliveroo también se le complica el terreno, ya la plataforma de alquiler de vehículos ha apostado por incluir una oferta gastronómica con cocina nacional e internacional de gran calidad. También ofrecerá repostería, menús vegetarianos y veganos.

Y la lista de restaurantes madrileños que ven en este servicio una oportunidad para crecer, no cesa. Mamá Framboise, Picsa, Tuk Tuk o Bump Green no han dudado ni un minuto en pertenecer a la lista de Uber Eats.

“Con este lanzamiento Madrid se suma a las más de 50 ciudades en todo el mundo en las que ya está disponible UberEATS. El año pasado trajimos a Madrid una nueva forma de moverse, este año traemos una nueva forma de comer”, afirma Carles Lloret, director general de Uber para el Sur de Europa.

Más que reparto a domicilio

Pero Uber quiere ir más allá del reparto a domicilio. Uber quiere experiencias, y si son personalizadas, mejor. Ese es uno de los motivos por los que se ha decidido por apostar por la posibilidad de recomendar al usuario diversos restaurantes en función de sus gustos.

Y no solo eso, la compañía ya era consciente de la necesidad de su servicio para el ámbito empresarial, y con él la empresa llegó a la propuesta mñas demandada por los usuarios de todo el mundo. Poder hacer un pedido mientras viajas con Uber y saber con qué diferencia de tiempo llegará el pedido.

De momento, el servicio está en fase de pruebas y estará únicamente disponible en el interior de la M-30. Realizando servicios desde las 12 del mediodía hasta las 12 de la noche.