La crisis económica que arrastra España en los últimos 8 años se ha intentado medir de diversas maneras. Una de ellas ha sido el uso de las marcas de distribuidor en los supermercados. Por norma general, al ser más baratas que las marcas de fabricante, denotaban el ahorro que hacían los clientes. Aunque ha habido cadenas como Mercadona que siempre han llevado su particular estrategia.

Hacendado, Bosque Verde y todo el sanedrín de firmas que atesora la compañía valenciana entre sus lineales ya se han convertido en marcas reconocidas por el gran público. Incluso, habrá quien no sepa diferenciar si son “blancas”, como se les conoce vulgarmente, o de fabricante.

Pero ahora, una vez que la crisis económica empieza a remitir, puede que el auge de las marcas blancas haya tocado techo. Al menos eso destaca Promarca, la asociación española de empresas de fabricantes de marcas líderes de gran consumo. En su último estudio presentado este lunes, destaca que la venta de este tipo de productos mantendrá estancado su crecimiento en 2017.

Al mismo tiempo, el informe rescata que la innovación en los productos permite elevar el empleo y las ventas, creando valor en la economía española. “En 2016 ha bajado la cuota de mercado de la marca blanca y en 2017 se mantendrá la misma tendencia. Su crecimiento ha sido muy rápido desde 1998 y se elevó sin parar hasta 2013, pero esto se está terminando, porque su penetración ya es del 100% y es difícil que crezca. La marca blanca para crecer tendrá que apostar por la innovación”, ha señalado el presidente de Promarca, Ignacio Larracochea, durante la presentación del estudio ‘Impacto económico de la innovación en el sector del Gran Consumo’, elaborado por KPMG.

Lógicamente el estudio tiene el sesgo porque está enfocado en este tipo de marcas, pero son datos a tener en cuenta. Aunque dentro de esa tendencia, el gigante valenciano parece resistir el paso.

Mercadona se mantiene

Este estancamiento generalizado del que hablan en el estudio no parece que afecte a todos por igual. Según datos de la consultora Kantar relativos a los primeros meses de 2016, tan solo Eroski y Carrefour estaban teniendo un ritmo de crecimiento menor. Mientras, DIA también sentía algo la parálisis, pero Mercadona seguía a lo suyo.

Y es que parece que la firma valenciana siempre tenga un ritmo distinto. Es cierto que el margen de crecimiento no puede elevarse mucho más, entre otras cosas porque hay productos que están copados por su marca blanca. Por lo tanto, no hay mayor posibilidad de crecimiento.

A la espera del entorno digital

Desde Promarca estiman que el ecommerce será una buena vía para las innovaciones de las marcas de fabricante. “La cuota de las marcas en internet es más alta que la del distribuidor. Además, con la entrada de operadores como Amazon, el comercio electrónico se va a acelerar mucho y en 10 años podría tener una cuota del mercado de hasta el 15%, que supondría la misma que tienen ahora Carrefour y DIA juntas”, han ejemplificado.

No obstante, ahora mismo es muy complejo de pronosticar cuál será la situación, y cómo quedará la cuota. Principalmente porque Mercadona apenas empieza ahora a mostrar la cabeza en el mundo online y, hasta que no lo haga por completo, no se podrá hacer una radiografía exacta.