La inversión hotelera en Barcelona se desploma. Por segundo año consecutivo, el mercado hotelero en la ciudad condal se paraliza debido a la moratoria llevada a cabo por el Ayuntamiento, que impide la apertura de nuevos alojamientos turísticos. Esto ha supuesto una pérdida de casi 100 millones de inversión. Una situación que no para de beneficiar Madrid.

Los cuatro principales focos de inversión hotelera en España, Madrid, Barcelona, Baleares y Canarias, están experimentando cambios. Mientras Madrid se encuentra en pleno esplendor ocupando el primer puesto con 484 millones de euros conseguidos, Barcelona pasa a la tercera posición con 270 millones obtenidos, por detrás de Baleares, según datos de la asesoría Irea.

Pero el reflejo real de la caída se refleja en la comparación, no con los 200 millones más invertidos en Madrid, sino con las cifras alcanzadas en Barcelona el año anterior. Durante el ejercicio del 2015, Barcelona consiguió 383 millones de euros, una cifra que ya era baja comparada con el 2014 y que vuelve a experimentar una caída en 2016.

Tema Relacionado: Barcelona aumenta su ‘turismofobia’ pese a los intentos de Ada Colau

El motivo de estas cifras, que no incluyen la inversión en inmuebles para su reconversión para su uso hotelero puede explicarse por varias razones. La primera de ellas es sin duda la moratoria aplicada por el Ayuntamiento de Ada Colau en Barcelona, que impide la apertura de nuevos alojamientos turísticos en la ciudad. Una medida tomada para frenar la saturación de turismo que vivía la ciudad.

Esta medida se ha visto reflejada a su vez en una inflación de precios. “Quien tiene un hotel en Barcelona, después de la moratoria sabe que ha adquirido más valor”, apuntan desde Irea, pero también ha provocado que no entren inversores y el nivel competitivo sea menor.

Otro factor a tener en cuenta es que la confianza inversora del destino Madrid se hace cada vez más grande frente a Barcelona debido a la actualidad relacionada con la independencia. Además de la apuesta de la capital por el ocio y la cultura.

Barcelona, que era el principal motor en 2014, previa entrada de la moratoria, “se ha desdibujado”. Y tal y como afirman desde la asesoría, todo apunta a que se mantendrá de cara al 2017.