Los operadores de telefonía deben seguir abriendo líneas de negocio. Cuando se han dado cuenta de que no pueden ser meros cableros para que todo el mundo gane dinero con sus redes, ahora luchan por meter la cabeza en los segmentos donde algo se conecte. Es el caso de los vehículos conectado, donde se hace necesaria su participación. Por eso Orange traza alianzas estratégicas para posicionar su tecnología.

Y es que se trata de la siguiente revolución en la conectividad: los coches. El lugar donde muchas personas pasan una gran cantidad de horas y necesitan, como en cualquier sitio, de una interacción tanto con el móvil como con los demás objetivos que se puedan conectar.

Así, esta semana se ha conocido que Ericsson, Orange y PSA Group han firmado un acuerdo de colaboración para desarrollar un proyecto piloto de tecnología 5G para aplicaciones de automoción. El acuerdo, denominado “Towards 5G”, pretende aprovechar la evolución de la tecnología 4G a la 5G para hacer frente a los requerimientos del coche conectado, tales como los Sistemas Inteligentes de Transporte (SIT), la mejora de la seguridad vial y los nuevos servicios a bordo preinstalados en los vehículos.

El acuerdo se centra en el estudio de arquitecturas vehicle-to-vehicle (V2V) y vehicle toeverything (V2X), así como en las tecnologías necesarias para desplegar en tiempo real los sistemas SIT y los servicios del coche conectado. Para las primeras pruebas se utilizará un sistema end-to-end, basado en tecnología LTE, antes de evolucionar hacia tecnologías LTEV y 5G.

El papel del operador naranja será proporcionar la red móvil y el espectro asociado para el sitio de pruebas, así como la conectividad integrada para aplicaciones en vehículos.

Mientras, Ericsson aporta equipos de radio y un entorno virtual de red básica descentralizada que ofrecerá network slicing y servicios inteligentes de mensajería geolocalizados. Por su parte, PSA Group es el responsable de definir las necesidades de cada caso de uso concreto, integrar los componentes de serie de los vehículos y validar la experiencia de los usuarios.

Orange y los coches

El esfuerzo y la inversión ahora es mayor, pero Orange lleva varios años acercándose a este segmento de negocio. Así, hace unos años ya estuvo probando junto a Huawei la introducción de routers inalámbricos en los vehículos para tener conexión a internet.

En concreto, la compañía china, en colaboración con Orange, lanzaron en 2015 en España lo que ellos bautizaron como CarWiFi. Un router 4G tipo MiFi que a diferencia de otros modelos utiliza el conector de mechero del coche para coger corriente y funcionar siempre que vayamos dentro de nuestro vehículo.

Vodafone también se sube

Lógicamente todos los operadores están probando con este tipo de conectividad dentro del vehículo. Incluso, alguno están yendo más allá y también hacen experimentos con el denominado coche autónomo. Así, Vodafone también está probando con la tecnología para la comunicación de vehículo a vehículo (llamada LTE-V2X), con el objetivo de mejorar la seguridad y eficiencia de carreteras.

Por el momento todo han sido pruebas en circuitos cerrados en Reino Unido, aunque ya ha conseguido las certificaciones pertinentes sobre su uso. Ahora, el operador rojo quiero probar en el mercado alemán.

Esta tecnología se basa en una extensión de los estándares 4G, para asegurar comunicaciones fiables y seguras, mientras  se hace un uso más eficiente del espectro radioeléctrico. Al igual que los experimentos de Orange, se trata de empezar la transición al 5G. Ambas cuestiones, coche conectado y 5G será una realidad total en 2020. Los operadores, por lo visto, no quieren perder el tiempo.