Las dos constructoras desahuciadas en 2016 del Ibex, OHL y Sacyr, han comenzado el año bursátil con buen pie. La entrada de Banco Sabadell y Banco Santander en sus respectivos accionariados ha mejorado la confianza de los inversores y ha provocado importantes subidas en bolsa, de un 10,84% en el caso de OHL y de un 5,66% en el caso de Sacyr.

El primer caso, el de la constructora del exministro Juan Miguel Villar Mir, es una consecuencia de la confianza del Santander en el nuevo rumbo que ha tomado la compañía para volver al Ibex 35. La gestora de fondos de inversión del banco de Ana Botín, Santander Asset Management, ha reconocido en un hecho relevante enviado a la Comisión Nacional del Mercado del Mercado de Valores (CNMV) que ha sobrepasado el umbral del 3% de participación en OHL.

Como las empresas están obligadas a declarar cualquier posición que sobrepase ese límite, el Santander ha admitido que dispone de un 3,001% del capital de OHL. Su anterior participación, a día 23 de diciembre de 2016, era del 2,981%.

OHL ha experimentado una subida del 12% en bolsa desde que se conociera la entrada del Santander. Mientras en la última sesión del año sus títulos se movían por debajo de los 3,30 euros, la noticia ha provocado que la cotización se haya disparado en los primeros días del año y haya sobrepasado los 3,60 euros. Este jueves cerró a 3,59 euros, lo que supone una subida del 10,84% frente al 30 de diciembre.

ohl cotizacion enero

Fuente: Yahoo

El subidón de Sacyr, por su parte, es algo más fortuito. Tiene más que ver con cuestiones personales de su presidente, Manuel Manrique, y con sus circunstancias financieras. Si el Banco Sabadell ha entrado en el capital de Sacyr ha sido porque se ha ejecutado una dación en pago con acciones de la constructora para sufragar parte de las deudas que contrajo el ejecutivo en la compra de acciones de la constructora.

El presidente de Sacyr informó a la CNMV de que su participación en el accionariado de la compañía se había reducido de un 4,314% a un 1,864%. Así pues, la sociedad Cymofag, controlada por Manrique, vendió al Sabadell un 2,45% de Sacyr. En total fueron 12,6 millones de acciones a un precio de 2,275 euros, por lo que el importe asciende a 28,83 millones de euros, según la documentación remitida a la CNMV.

Los inversores han acogido con regocijo este movimiento. La noticia de la entrada del Sabadell en Sacyr se conoció el 30 de diciembre, justo el último día hábil de la bolsa, así que las primeras sesiones del año han sido una muestra del apego que le tienen los accionistas de Sacyr a Manrique. Mientras el último día del año los títulos de la constructora se movían entre los 2,20 y los 2,25 euros, en las jornadas previas al día de Reyes superó los 2,35 euros.

sacyr cotizacion enero

Fuente: Yahoo

Este jueves las acciones de Sacyr cerraron a 2,35 euros, un 5,66% más que el 30 de diciembre.

Vidas paralelas

La entrada de dos bancos en los respectivos accionariados de OHL y Sacyr se produce de manera simultánea. Los caminos de estas dos históricas constructoras caminan paralelos en los últimos meses.

Las dos compañías salieron del Ibex en una de las revisiones que realizó la propietaria de las bolsas españolas, BME, durante 2016. La crisis de la construcción unida a sus propios problemas institucionales no han dejado de erosionar los balances de OHL y Sacyr en los últimos dos años, lo que ha provocado una pérdida de poder frente al resto de empresas del Ibex.

En OHL se pusieron las pilas al poco de saber que ya no estaban entre las 35 compañías más importantes de España. El artífice de la grandeza de la empresa, el octogenario exministro Juan Miguel Villar Mir, anunció su salida de la presidencia de la constructora para dejar paso a su hijo, Juan Villar Mir de Fuentes.

En Sacyr no ha llegado la sangre al río y Manuel Manrique sigue como presidente. Aunque la compañía no ha abordado el relevo en la cúpula, en lo que sí trabaja es en la amortización de la ominosa deuda que contrajo para hacerse con una participación significativa en el accionariado de Repsol.

La presencia del Santander y del Sabadell en el accionariado de OHL y Sacyr tranquiliza a los inversores, ya que supone un importante voto de confianza para dos empresas que atraviesan serios problemas. A lo mejor llegan aires nuevos a los consejos de administración de las históricas constructoras en horas bajas.