Llegan tiempos de cambio para el turismo. Apostar por unir diferentes servicios bajo una misma compañía parece ser el nuevo reto del sector. De eso precisamente trata el ‘turismo integral’. Una nueva forma donde compañías ofrecen la posibilidad de reservar viajes, alojamientos, coches y hasta experiencias y entradas dentro de una misma web.

Grandes empresas del sector como Ryanair o Airbnb ya han dejado ver las cartas con las que jugarán en esta nueva partida. Ambas han vivido un 2016 intenso en sus cuentas, la primera ha registrado un crecimiento del 20% durante el pasado diciembre hasta llegar a los nueve millones de pasajeros, cerrando el año con 117 millones de viajeros. La segunda ha conseguido rentabilizar su negocio y valorarse en aproximadamente 30.000 millones de dólares y continúa ampliando horizontes.

Ahora, se preparan para seguir creciendo en otros campos. Un movimiento que traerá consigo una nueva amenaza que deberán tener presente otras empresas que ya ofrecían servicios parecidos o complementarios.

Tema Relacionado: Airbnb mete un gol por la escuadra a la industria del turismo

La presión de Airbnb para el turismo

Durante el mes de noviembre, el gigante Airbnb presentaba en Los Ángeles la que va a ser su nueva estrategia de negocio. Y al mismo tiempo, hacía temblar al sector. La plataforma sigue engordando sus números mientras ondea la bandera de la economía colaborativa a la vez que intenta salir airosa de varios enfrentamientos. Como el surgido con el Ayuntamiento de Barcelona por incluir pisos ilegales en su oferta o los últimos problemas con la Comunidad Valenciana.

Airbnb lo quiere todo. La compañía está dispuesta a ofrecer al usuario todos los servicios necesarios para sus viajes. Con ello, evitarían al usuario salir de la plataforma para tener que reservar en otra página web.

Y ese es el motivo del nacimiento de ‘Airbnb Trips’, el programa con el que la plataforma quiere meterse de lleno en la reserva de vuelos y actividades. Por lo que en esta línea estaría compitiendo de una forma más directa con grandes como Priceline Group, la matriz de Booking.com o Expedia.

Ryanair quiere ser una agencia de viajes

La aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair también quiere integrar toda la oferta turística bajo su ala. Durante una entrevista con el diario ‘Expansión’ publicada esta semana, su director de marketing, Kenny Jacobs, corroboraba las intenciones de la compañía.

El objetivo está marcado. La intención es evolucionar hacia una plataforma “en la que el usuario pueda hacerlo todo”. “Nuestra meta es convertirnos en Amazon de los viajes, con una web y una aplicación que cubra todas las necesidades del consumidor”, avisaba Jacobs.

Desde la compañía afirman ser la web más visitada de todas las aerolíneas mundiales y que su intención es hacer crecer los ingresos en un 30% a golpe de venta de servicios adicionales.

Y cuando una compañía como Ryanair pretende crecer, tiene que tener en cuenta dónde se encuentra el usuario y cómo quiere convertirse en cliente. Por ello apuestan de una manera clara por móvil, donde su aplicación ‘My Ryanair’ cuenta ya con más de 15 millones de usuarios registrados.

La meta que se quiere alcanzar a través de estos nuevos soportes es seguir añadiendo servicios “como el alquiler de coches pagando en un solo clic o el embarque rápido” apuntaba de nuevo el director de marketing de Ryanair.

Tema Relacionado: Michelin contra TripAdvisor y Airbnb: atasco en la reserva de restaurantes

¿Cómo lo ve la competencia?

Cuando Airbnb anunció su intención de ampliar sus servicios, hoteleros, agencias y el resto de plataformas vieron tambalear sus cuentas. Y es que este gigante arrasa con todo lo que encuentra a su paso. Solo en España, ha duplicado el número de usuarios del 2014 al 2015. Alcanzando los cinco millones de huéspedes. En el mundo, unos 60 millones de huéspedes utilizan la plataforma, según los datos expuestos en su web.

Lo mismo le pasa a Ryanair, la inalcanzable aerolínea para sus competidoras tiene ganas de probar otros frentes. Por lo que se dispone a marcar un antes y un después en el turismo integral.

Unos proyectos que apuntan directamente al interés de empresas como Expedia. La agencia online ya ofrece estos servicios, por lo que tanto Ryanair como Airbnb entrarían a formar parte de su competencia directa. Pero en el caso de esta última no es la primera vez. La plataforma de alquiler turístico también se vio enfrentada al gigante Expedia tras la adquisición de su máximo rival, Homeaway.

Otras plataformas como Booking.com o Trivago también mirarán de cerca los movimientos que llevarán a cabo estos gigantes del turismo, ya que, si webs como la de Ryanair ofrecen desde alojamiento hasta vuelos, ¿qué motivos le quedarán al usuario para reservar un hotel a través de estos portales?

Y también están las que han nacido como start up y ahora son empresas internacionales, como es el caso de Atrápalo. El portal de ocio que ofrece toda una oferta de turismo integrado observa cómo se transforma la competencia y, sobre todo, cómo redefinen su estrategia apuntado a su modelo de negocio.

Una realidad que muestra las primeras pinceladas de hacia dónde caminará el turismo. Uno de los sectores más ricos de la economía española que ha ido creciendo a grandes pasos.