El pasado 2016 será recordado en España por el parón político e institucional que tuvo al país más de medio año sin Gobierno. Eso, lógicamente, dejó en punto muerto muchas cosas, entre ellas las adjudicaciones y contrataciones públicas. No obstante, quienes supieron moverse mantuvieron sus réditos. Es el caso de Telefónica e Indra.

En concreto, el operador azul alcanzó este año casi los 200 millones de euros en adjudicaciones públicas del sector de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), de forma que lidera de nuevo el ranking de adjudicatarios por importe. Pese a ello, ha sido una cantidad inferior a la recibida el ejercicio anterior, en parte por dicha parálisis política que ha tenido detenidos muchos concursos públicos.

Por detrás de Telefónica se sitúan Retevisión, Indra, IBM, Iecisa (Informática El Corte Inglés), Vodafone y Accenture, de acuerdo con el ranking elaborado por la plataforma AdjudicacionesTIC, y que recoge Europa Press.

En cuanto al volumen de adjudicaciones en 2016, Indra se sitúa la primera, con 177, seguida por Iecisa (159), Telefónica (156), Vodafone (48), IBM (40) y Retevisión y Accenture, ambas con 16 adjudicaciones.

Sobre la interpretación de estos datos, el análisis de la plataforma se centra en la realidad de un año atípico en la economía pública española debido a la parálisis de las inversiones por parte del Estado. Aun así, matizan que las oportunidades de negocio se han mantenido para las compañías que han estado al tanto de los grandes concursos públicos, al menos en determinadas áreas tecnológicas.

Pero los datos, al menos casi a mitad de año, no eran tan optimistas. Según datos de la propia plataforma publicados por SABEMOS en el mes de junio (2016), durante el primer mes de 2016 hubo una reducción en la adjudicación de 115 millones de euros.

Y el golpe pudo ser mayor, pero la parálisis solo afectó al Gobierno central; así, las administraciones locales y regionales pudieron seguir con su normalidad de licitaciones públicas y asignación de recursos.

De esta forma, tanto Telefónica como Indra y, en general, el conjunto de las compañías tecnológicas han podido desarrollar parte de su negocio. Sobre todo, porque según indican desde AdjudicacionesTIC, “es cierto que 2016 ha sido atípico al tener un Gobierno en funciones casi hasta finales de año”, aunque “las oportunidades han existido para todos aquellos que han sabido aprovecharlas.