La inclusión de las nuevas tecnologías cada vez es más palpable en el ámbito financiero. De hecho, actualmente la mayoría de los servicios y productos los podemos solicitar y gestionar de manera totalmente online.

Según el estudio World Fintech Report 2017, elaborado por la Consultora Capgemini y la red social Linkedin, España se posiciona como el 5º país del mundo en el que un mayor porcentaje de la población utiliza servicios o productos fintech. Esto implica que la sociedad española se encuentra muy cómoda con las nuevas tecnologías y busca constantemente adaptarlas a su estilo de vida.

Entonces, ¿todo lo que aporta el fintech es beneficioso para el usuario? Depende. Desde el comparador HelpMyCash.com indican que si sabemos cómo aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías, podemos sacarles el mayor provecho. De hecho, algo muy destacable es que ya no resulta necesario perder tiempo en papeleos o desplazamientos para llevar a cabo casi ninguna gestión financiera. No obstante, la parte negativa de las nuevas tecnologías es la vulnerabilidad a la que exponemos nuestros datos.

Por otro lado, las entidades de algunos países han sabido adaptar estas mejoras y enfocarlas, sobre todo, para el beneficio de los ciudadanos. En concreto, en el caso de Portugal, donde a partir de enero se instaurará un sistema digital que permitirá a todas las personas con una cuenta bancaria sacar dinero de cualquier cajero del país sin tener que utilizar una tarjeta y sin pagar comisiones. Para poder hacerlo, además de tener una cuenta, sólo bastará con disponer de un smartphone y conexión a internet.

¿Cómo han reaccionado los bancos ante las fintech?

Los bancos españoles han decidido adaptar sus productos y servicios a las nuevas tecnologías utilizando como referencia a las empresas fintech. Uno de los motivos que ha propiciado esto ha sido la popularización de las nuevas plataformas y establecimientos que operan únicamente de manera virtual. Un claro ejemplo son las empresas de minicréditos, ya que todas las gestiones relacionadas con sus productos se realizan de manera online.

De esta manera, la banca ha decidido entrar en el juego y plantarles cara a todos sus competidores. Siguiendo con el ejemplo de los prestamistas de minipréstamos, cada vez son más las entidades bancarias que ofrecen financiación de pequeños importes, en cuestión de minutos y con un proceso de solicitud 100% online.

Por otra parte, hay algo que la banca sí que ha sabido aprovechar del fintech y son, sobre todo, los servicios creados con el objetivo de simplificar y aligerar los pagos, las gestiones y las transferencias entre particulares.

Pagos o transferencias con un simple clic

Cuando hablamos de pagos o gestiones financieras mediante dispositivos móviles u ordenadores, nos referimos a las carteras digitales o aplicaciones que se utilizan para gestionar nuestras finanzas. Así, se abren un sinfín de opciones para poder realizar cualquier gestión mediante un simple clic.

El objetivo de estas mejoras es poder utilizar nuestra cuenta bancaria y nuestras tarjetas asociadas a esta desde cualquier dispositivo con conexión a internet. Esto implica una gran comodidad para los usuarios, ya que podremos realizar pagos, transferencias y cualquier gestión con un único aparato y sin necesidad de desplazarnos a las oficinas de la entidad.

Además de las carteras digitales de cada entidad, es importante destacar la plataforma de pagos móvilesBizum, creada por varios bancos españoles e impulsada por el Banco de España. Mediante esta aplicación podremos realizar pagos y transferencias con dispositivos móviles, entre otras ventajas. Sin embargo, lo mejor de todo es que no incluyen ningún tipo de coste.