Parecía que, una vez metidos de lleno en el siglo XXI, el concepto de brecha digital sería parte del pasado. Pero nada más lejos de la realidad, en España todavía hay millones de personas que viven desconectadas de internet, la tecnología y cualquier tipo de red social. El consuelo es que no tiene nada que ver con la falta de medios.

Por norma general se suele criticar al Gobierno y las grandes compañías de telefonía de que solo llevan sus infraestructuras a las regiones donde sacan rentabilidad. Tampoco sería ningún disparate que fuera así, aunque para avanzar como sociedad es mejor hacerlo de forma igual entre las distintas ciudades.

Pero tras unos datos que ofrece el sindicato UGT, y que recoge Europa Press, resulta que el problema de la brecha digital; es decir, los distintos niveles de penetración tecnológica en que se encuentran las personas, reside en cada individuo y las desgana hacía las nuevas tecnologías.

De este modo, UGT ha advertido de que la brecha digital en España no solo no se está cerrando, sino que se ha convertido en “estructural”, por lo que ha pedido al Gobierno que coloque la inclusión digital de la ciudadanía y de los trabajadores entre sus prioridades y no persista en su “desidia”.

En un comunicado, el sindicato remarca que según los últimos datos de la Oficina Europea de Estadística Eurostat un 18% de los hogares y un 17% de los ciudadanos españoles no acceden nunca a internet, lo que coloca a España en el puesto 15 de los 28 estados miembros.

Además, agrega que el diferencial para converger con la media de la Unión Europea en términos de inclusión digital supera el 21%. “Para un país miembro de las cinco grandes potencias económicas europeas, estos resultados son del todo inconcebibles”, afirma.

La brecha digital, un problema de personas

UGT subraya que, al contrario de lo que se cree, sus estudios confeccionados demuestran que esta exclusión digital no se explica por la falta de infraestructuras digitales en los hogares, ya que solo un 2,3% de las personas que no tienen conexión a internet alegan este motivo.

Las principales razones que explican esta elevadísima cantidad de personas fuera de la era digital son la falta de interés (67,4%) o de los conocimientos necesarios (41%) y los costes relacionados con la conexión (25%). “En conclusión, los motivos que explican esta amplia exclusión digital no están en la parte de la oferta, sino de la demanda”, subraya.

Por otro lado, el sindicato alerta de que los trabajadores españoles acusan una “inaudita falta de cualificación en nuevas tecnologías, que se ceba especialmente con los desempleados”. Según datos del INE para 2016, sólo el 15,47% de los parados han usado en alguna ocasión Internet, mientras que número de empleados que utilizan ordenadores conectados a Internet en su trabajo habitual (en porcentaje sobre el empleo total) supera a duras penas el 51%.