La Operación Chamartín no se acabará mañana. El contrato entre la propietaria de la mayoría de los terrenos, Adif, y la promotora de la actuación urbanística, Distrito Castellana Norte (DCN), vencía mañana 31 de diciembre pero las dos partes han llegado a un acuerdo para prorrogarlo durante 2 años más. En este periodo esperan desatascar el proyecto, frenado por el Ayuntamiento de Madrid.

Tanto el Ministerio de Fomento, responsable de Adif, como la propia DCN daban por hecho que sería necesario prorrogar el contrato sobre el suelo de la Operación Chamartín, que la promotora se había adjudicado en 1993. Estaba cantado, pero era el paso necesario para que la gran actuación del norte de Madrid no se suspendiera.

“Hemos firmado la prórroga con el objetivo de poder empezar a trabajar ya con compromisos firmes y sin dilación de los plazos. Con voluntad y entendimiento de todas las partes se pueden acelerar los tiempos y aprovechar todo el trabajo ya realizado y las inversiones acometidas”, ha afirmado el presidente de DCN, Antonio Béjar.

Estos 24 meses son más que suficientes, de acuerdo con algunas declaraciones de las partes enfrentadas, para saber si podrá alcanzarse un acuerdo. El propio ministro De la Serna afirmó tras su reunión con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que “si transcurren unos meses y ese acuerdo no es posible, evidentemente dejará de tener sentido” la prórroga.

Con esta ampliación del plazo la Operación Chamartín gana 2 años de tiempo para buscar una solución dialogada entre Fomento, DCN y el equipo de gobierno de la ciudad, liderado por la alcaldesa Manuela Carmena. Los primeros contactos ya se han producido entre las tres partes, que se han mostrado abiertas a la negociación. Eso sí, DCN ha recordado en un comunicado remitido a los medios de comunicación que tanto la empresa como Fomento y la Comunidad de Madrid han recurrido la decisión del consistorio de denegar la aprobación definitiva para el proyecto.