Cuando los operadores de telefonía vieron las orejas al lobo, e intentaron competir con las compañías tecnológicas de tú a tú, sabían que les costaría dinero e imagen. Facebook, Google y cía. han revolucionado la forma de comunicarse. Los operadores querían hacer frente y pensaron que la televisión era buena idea. Lo es. Pero cara. Movistar lo está pagando en sus carnes, aunque por el momento los usuarios están respondiendo bien. Pese a las subidas de precios.

El final de año para el operador azul ha sido igual de movido que el resto. Telefónica ha tenido que lidiar con la venta frustrada de su filial británica O2, la fallida salida a Bolsa de Telxius y la rebaja del dividendo. Todo eso lo ha coronado un mes de diciembre con subida de precios y sanciones varias (precisamente por subidas anteriores).

Pese a todo, Movistar se está sabiendo reponer. Además, consigue que los clientes asuman, con más o menos ganas, que hay que tener una factura alta para conseguir todos los servicios con la mejor calidad.

Así se pueden entender los últimos datos publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en el sector audiovisual. Según el regulador, del total de los abonados a la televisión de pago, un 83% tenían el servicio contratado bajo alguna modalidad empaquetada.

Es decir, que la gente quiere fútbol, quiere series, contenidos… y no le importa sumar los demás servicios de telecomunicaciones. Incluso, la modalidad de empaquetamiento con más crecimiento, en el global del sector, continuó siendo el paquete quíntuple que contabilizó más de 293.000 altas netas nuevas en el trimestre y alcanzó un total de 4,2 millones de abonados. Y aunque muchos no son de Movistar, ya que ha perdido clientes de Tv en los últimos meses, la tendencia reafirma la estrategia de del operador azul.

Fuente | CNMC

¿Tiene sentido la subida de precios de Movistar?

La polémica ha estado servida los últimos días con la subida de precios de Movistar a cambio de mejores servicios de datos en el móvil. Pero al operador no le supone ningún problema dar más datos. De hecho, con eso consigue que se pueda consumir, en mayor cantidad, lo que de verdad quiere vender: la televisión.

La mayoría de servicios empaquetados son utilizados por todos los miembros de una familia, y si consigue que vean el fútbol, las series, o lo que sea, lo puedan hacer a través de las plataformas móviles, así consiguen generar que la subida de precios (y servicio) sea necesaria.

Los contenidos de televisión cuestan producirlos y comprarlos. Pero Movistar tiene de cara dos cosas: los usuarios quieren televisión; y además asumen que se debe contratar con servicios empaquetados. Asimismo, y pese a la guerra que siempre han tenido los operadores con los OTT (Facebook, Google, Amazon…), resulta que un consumo de datos móviles disparado les sirve para justificar los aumentos de precios y servicios. Por lo tanto, ahora juegan todos en el mismo patio.

Los “peros” para Movistar y la televisión

La apuesta de Movistar y los demás operadores por la televisión y los servicios empaquetados, con el respectivo aumento de precios, se puede encontrar con dos problemas.

El primer de ellos tiene que ver con el propio consumo de este producto estrella. Según datos de la CNMC, el promedio de consumo en el Q2 de 2016 fue de 231 minutos (3 horas y 51 minutos) por persona y día, igual que la marca registrada en el segundo trimestre de 2015. En relación con el primer trimestre del año, este consumo significó un descenso de 17 minutos de visionado de televisión al día. Es decir, la gente ve menos la televisión, y eso que no era en época de verano.

El otro “pero” tiene que ver con la audiencia. Repasando los datos que ofrece el regulador, aunque no se pueden desagregar, los contenidos de pago tienen una audiencia pequeña con respecto a las televisiones privadas que emiten en abierto. Apenas 17% de cuota, sumado a las televisiones autonómicas (y otras modalidades de pago).

Fuente | CNMC

Por lo tanto, no se trata solo de generar la necesidad de que haya televisión, fútbol y series, sino de que la gente lo consuma. Una vez que consigan eso, Movistar puede incluso volver a tocar los precios, que al menos estará justificado.