Esta Navidad, junto al tradicional mensaje del Rey, los clientes de Telefónica también se han llevado una subida de su factura para 2017. No se trata de ninguna novedad porque, en los últimos años, los precios han subido varias veces en el producto Movistar Fusión. Pero esta vez ha habido sorpresa para todos.

Apenas unas horas después de conocerse que habrá una subida para los usuarios por parte del operador azul en los próximos meses, la compañía ha recibido sendas multas de la Junta de Andalucía y la Comunidad de Madrid, precisamente por las primeras subidas que se dieron hace tiempo en el Movistar Fusión. Esto sitúa al operador ante un precedente que le puede suponer un daño de imagen, sobre todo, de cara a competir con el precio de sus servicios.

En concreto, las comunidades autónomas de Andalucía y Madrid han impuesto a Telefónica multas de 6,23 millones y 30.000 euros, respectivamente, por la primera subida de cinco euros aplicada en marzo de 2015 a sus paquetes de oferta convergente de Movistar Fusión.

Así, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha resuelto este martes imponer una multa de 6,23 millones de euros al operador azul tras la denuncia presentada por Facua en abril de 2015. En concreto, 870.000 euros son de multa por haber incurrido en prácticas como publicidad engañosa y cláusulas abusivas y el comiso de 5,36 millones de euros que la Junta considera que han sido cobrados ilícitamente.

Por su parte, la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid ha impuesto a Telefónica una “sanción pecuniaria de 30.000 euros” por la primera subida de cinco euros de los paquetes de Movistar Fusión tras una denuncia presentada por la Asociación de Internautas.

Guerra de precios (y denuncias) contra Telefónica

La situación ha caído como un jarro de agua fría en Telefónica porque llega justo cuando seguía amplificándose su última subida de precios. Esto ha provocado que los usuarios tengan un doble impacto informativo. Por un lado, la propia subida de su tarifa, eso sí, a cambio de más servicios. Y, por otra parte, llega el anuncio de estas sanciones por, precisamente, una subida de precios en la que se da la razón a los consumidores. Todo sazonado con una gran repercusión en algunas redes sociales como tuiter donde ha llegado a ser tendencia.

Así pues, los competidores de Telefónica lo tienen muy sencillo para jugar sus cartas los próximos meses. La baza del precio y, en concreto, no tocar la factura, valdría para ganar un buen puñado de clientes que pueden ver con cierto rechazo las continuas subidas. Cierto que a cambio de más megas de navegación, ¿pero necesarios?

Un palo ardiendo de Telefónica

Lo que parece claro es que el aparato legal de Telefónica deberá emplearse a fondo los próximos meses, aunque tiene algunos antecedentes de cara. En junio de este año un juez ya desestimó la reclamación particular de un cliente al sentirse engañado por la publicidad del “para siempre”.

Así pues, y teniendo en cuenta que la multa impuesta por la Junta se basa, en parte, en esa supuesta publicidad engañosa, aquí tiene el operador un precedente positivo. Porque lo único claro es que una vez abierta la senda legal para reclamar contra las subidas de precio de Telefónica, ahora los clientes pueden ser más beligerantes. Habrá que estar atentos para ver cómo responde el operador azul.