La tecnológica china ZTE, dedicada principalmente a la manufactura de móviles y equipamiento de telecomunicaciones, comenzará a fabricar automóviles eléctricos a partir de 2017, según anunció en un comunicado.

La marca ya ha entrado en el sector de los autobuses propulsados por electricidad, tras la adquisición de la firma Zhuhai Guagntong Automobile el pasado mes de julio, y espera diversificar la producción a otros vehículos de pasajeros a finales del próximo ejercicio, precisó ZTE. Para ello, la empresa con sede en Shenzhen (sur de China) establecerá un centro de I+D en la cercana Zhuhai, donde se iniciará la fabricación en cadena de vehículos.

La marca ya ha desarrollado para el sector de la automoción sistemas de carga inalámbrica para vehículos eléctricos, conexiones de automóviles a internet y tecnologías de conducción autónoma.

En el sector de los autobuses, ZTE ya ha exportado sus productos a mercados como Alemania, Holanda, Australia, Italia o el sureste asiático, entre otros.

China, donde los automóviles son una de las primeras causas de la contaminación que sufren muchas de sus ciudades, planea extender el uso de vehículos eléctricos en el país, con el objetivo de que se vendan cinco millones de unidades en 2020.

El pasado año las ventas de coches híbridos y eléctricos en el gigante asiático ascendieron a 331.000 unidades, cifra que se espera superar ampliamente este año gracias a los subsidios gubernamentales.

Otras firmas tecnológicas chinas, como Tencent, Alibaba o Baidu, también están invirtiendo en el campo de los vehículos eléctricos, así como en los autónomos.