Por norma general hay tradición de enterrar las cosas antes de tiempo. Quizá, la velocidad a la que se mueve la sociedad invita a ello. Aunque en ocasiones hay que guardar cautela. Es el caso de los operados móviles virtuales (OMV), a los que se daba por muertos desde hace unos meses pero que, al parecer, se resisten a desaparecer.

El pasado verano pudo llegar la puntilla para este grupo de operadores. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) lanzaba una propuesta pública para desregular este segmento. Hasta ahora, los operadores con red, principalmente Orange, Vodafone y Movistar, tenían una serie de obligaciones para ofrecer infraestructura de red a estos OMV para que pudieran ofrecer servicios y hacer negocio.

Pero con la eliminación del Mercado 15, norma que regulaba este aspecto, ahora ya no habría obligaciones, sino acuerdos entre iguales -eso sí- controlados por la CNMC. Esta propuesta se hará efectiva a principios del año que viene. Después, en cierto modo, se presenta un futuro complicado para los OMV. ¿O no tanto?

Según las últimas cifras de portabilidad publicadas por la CNMC, los operadores virtuales habrían tenido un saldo neto el pasado mes de octubre de 26.130 usuarios. Quizá están lejos, por ejemplo, del mes de octubre de 2013 cuando alcanzaron las 140.997 portabilidades netas, pero parece un indicio de recuperación.

Fuente | CNMC

De hecho, se trata del dato más alto registrado durante los primeros nueve meses del año. Por encima del tope de abril que se quedó en las 24.373 portabilidades. Y, lo más importante, deja atrás la crisis que supuso la nueva contabilidad de la CNMC cuando en agosto de 2015 dejó de sumar a Jazztel como un virtual, y apenas hubo 14.201 portabilidades netas. Además, atendiendo solo a las potabilidades que se realizan, sin tener en cuenta las bajas, van seis meses seguidos de crecimiento.

¿Hay vida para los OMV?

Quizá sea igual de aventurado matar y resucitar a los OMV. Viendo la serie histórica, ha habido bajadas y subidas. Por lo tanto, habrá que esperar a los próximos meses, y también cómo afectan las ofertas que han hecho los grandes operadores en todos los nichos.

Y es que, puestos a buscar causas y consecuencias sobre el languidecer de los operados virtuales, está claro que el músculo económico de las grandes compañías tiene que mucho que ver. Y no es lo único. También será muy importante cómo se renegocien los nuevos contratos mayoristas.

Cuando se hizo la última vez, los datos e internet no tenían el mismo peso. Pero ahora es lo que demandan los usuarios, por lo tanto, habrá que ver los márgenes que quedan. También hay que jugar el factor competencia. Las marcas low cost de los operadores con red, como Simyo, Amena, Lowi o Tuenti, están sacando ofertas muy agresivas, y competir es complejo.

Así pues, bajo ese contexto están los Suop, República Móvil; Lebara y Lycamobile; los de distribución como Carrefour Móvil y Eroski Móvil… Reductos que, por el momento, intentan pelear. Además, también están los segmentos móviles de los cableros como Euskaltel o Telecable… Oceans, ION Mobile, Digimobil…

Una vez que el Mercado 15 no regule el segmento móvil en las telecos, será un buen momento para medir de nuevo la temperatura. Aunque por el momento el paciente parece que sobrevive.

Imagen | ‘mvnoaas.co.za