Los concesionarios de automóviles cerrarán este año con una facturación de 35.000 millones de euros, el 25% más que el ejercicio pasado, una cifra con la que logran “aparcar” la crisis, pero no “enterrarla”.

El dato lo ha proporcionado este martes el presidente de la patronal de los concesionarios Faconauto, Jaume Roura, en un encuentro con la prensa en el que además ha previsto que en el 2017 los ingresos aumentarán hasta los 37.000 millones de euros.

Roura ha calificado de “positivo” el balance de 2016 por ser de “estabilización”, pero ha recordado que en los últimos años la crisis económica y financiera ha provocado el cierre de 1.300 concesionarios.

Según ha explicado, las matriculaciones este año “les han acompañado” y la previsión que maneja el sector es acabar el ejercicio con 1.157.000 unidades (de las que 274.000 serán todoterrenos), el 12% más que un año antes.

A esa cifra Roura ha sumado 173.000 matriculaciones de vehículos comerciales ligeros (el 12% más, en tasa interanual), con lo que la cifra total será de 1.330.000.

Para Roura, estos datos permiten alcanzar “la tan ansiada velocidad de crucero” que necesitan los concesionarios en España para ser rentables.

La rentabilidad alcanzará a finales de 2016 “el entorno del 1,5 %”, aunque estos establecimientos aún están “muy lejos del objetivo deseado y necesario, que debe situarse en una media del 3%”, ha indicado el presidente de Faconauto.

En cuanto a 2017, ha destacado que la previsión es que las matriculaciones asciendan a 1,2 millones (el 5% más que en 2016) y que esa cifra se repita en 2018.

Del mercado de coches usados, Roura ha subrayado que es un negocio “fundamental” para las empresas a las que representa y que ha crecido en 2016 un 10%, hasta las 1,9 millones de transferencias.

Sobre la tercera pata del negocio de los concesionarios, la postventa, Jaume Roura ha reconocido que siguen teniendo “dificultades para rentabilizarla” porque la competencia y los talleres ilegales les están perjudicando. Sin embargo, ha detallado que el segmento de la postventa tiene un peso del 35-40 % sobre la facturación total del sector.

En su opinión, los talleres oficiales están estructurados para un número de entradas diarias que no se están consiguiendo, por lo que ha apelado a las marcas a “ajustar las estructuras a la demanda real”, porque es la “gran asignatura pendiente”.

Imagen | ‘ARC-Racing.com