Llega la hora de hacer balance del año, y los nuevos cargos políticos repasan cómo ha ido la situación en sus competencias. En el caso de la secretaria de Estado de Turismo, Matilde Asián, el balance es muy positivo, aunque asume que hay un gran factor externo de vital importancia.

A falta de las cifras oficiales que llegarán a principios del próximo año, España prevé cerrar el año con alrededor de 74 millones de turistas extranjeros, lo que supone una cifra récord para el sector.

Así lo ha reconocido la secretaria de Estado del ramo durante una presentación, pero ha tenido que matizar que detrás de este nuevo récord hay un componente externo muy importante. Asián asume que el crecimiento turístico se debe en parte a los ‘turistas prestados’ -que vienen a España por la inestabilidad geopolítica de países como Egipto o Túnez-. A esos destino también habría que añadir Turquía que, recientemente, ha vuelto a sufrir un golpe terrorista.

No obstante, para que no parezca que ese es el único elemento diferenciador, también ha recalcado que el principal aumento se produce gracias “a la excelencia y la calidad” del sector turístico español.

Un turismo muy activo

Estas declaraciones se han producido cuando la secretaria de Estado de Turismo participaba este lunes en la presentación del ‘III Foro Mundial de Turismo Gastronómico’ que se celebrará del 8 al 9 de mayo el próximo año en San Sebastián.

Ha destacado que la gastronomía es “un instrumento esencial para dar a conocer a nuestro país en el exterior”, y ha apuntado que España “tiene una riqueza cultural y una variedad gastronómica impresionante”. Asián ha subrayado además que el turismo gastronómico “tiene un impacto dinamizador en la economía”, con un total de “300.000 establecimientos hosteleros y 1.400.000 empleos”.

Esta intervención de la secretaria de Estado deja latente la importancia que, por el momento, está concediendo el nuevo Gobierno al turismo. Y es que hace apenas una semana la responsable de este ramo también, en un evento público, se hizo eco sobre la polémica de las plataformas de reserva de alquiler vacacional.