Los bancos no se consideran agraviados aunque la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) haya puesto en marcha medidas especiales para atraer a las grandes entidades de inversión que quieran cambiar la ‘city’ de Londres por Madrid tras el Brexit. Aunque entre las iniciativas del organismo haya soluciones regulatorias a medida, los competidores españoles creen que la llegada de los rebotados del Reino Unido sería positiva para España.

El programa de la CNMV para atraer a las entidades que ahora mismo consideran cambiar su sede de la ‘city’ a otras plazas europeas consta de 5 puntos, con los que facilitan el desembarco de los gigantes financieros. Además de ofrecer una interlocución en inglés y de crear un proceso de preautorización para que estudien la mudanza con la máxima rapidez, la CNMV también plantea algunas ventajosas excepciones regulatorias.

Por ejemplo, la CNMV va a permitir que las entidades que lleguen de la ‘city’ mantengan sus propios criterios de cobertura de riesgos, para lo que la Comisión hará un esfuerzo de adaptación junto al Banco de España (BdE). Además, la CNMV va a facilitar que las entidades que lleguen desde Londres externalicen gran parte de sus actividades, siempre que esto no provoque un vaciado de las compañías, como los que se producen con las sedes fantasma de empresas en paraísos fiscales y territorios con condiciones tributarias ventajosas como Delaware en Estados Unidos.

El quinto punto es el que más profundidad tiene. “En otros ámbitos importantes para las empresas como: recuperación y resolución, políticas de remuneración, internalizadores sistemáticos, creadores de mercado, etc, no habrá más requisitos que los derivados de la legislación europea y se aplicarán con pleno respeto al principio de proporcionalidad”.

Esto podría significar que las compañías que se instalen en Madrid tras el Brexit quedarían exentas del cumplimiento de las buenas prácticas de la CNMV sobre remuneraciones, por ejemplo. Pero también que si alguna firma decidiera bajar la persiana estaría sujeta tan sólo a las condiciones que establece la legislación comunitaria, no a las que recoge el reglamento español.

Este conjunto de excepciones bien podría ser visto por los bancos españoles como un trato de favor y un agravio comparativo frente a los competidores ya establecidos en el mercado. Sin embargo, la patronal bancaria AEB ha evitado criticar estas medidas en declaraciones a SABEMOS, cuando ha sido cuestionada por la conveniencia de que se planteen excepciones al cumplimiento de la ley.

“Observamos con interés las propuestas”, ha indicado el portavoz de la AEB, José Luis Martínez Campuzano, por correo electrónico, al tiempo que se ha mostrado favorable a la aprobación de iniciativas que reactiven la economía nacional. “Apoyamos todo lo que pueda ser positivo para España”, ha añadido a renglón seguido.

Más apoyos

La CNMV no solo ha recibido el apoyo de la patronal de los grandes bancos sino que también cuenta con el respaldo de otros agentes del sector financiero en sus intentos de seducir a las grandes corporaciones de la ‘city’ de Londres.

La Asociación Española de FinTech e InsurTech (AEFI), que aglutina a las empresas de base tecnológica relacionadas con el sector financiero y asegurador, considera como “buena noticia” que se facilite la llegada de empresas rebotadas del Brexit con programas específicos de la CNMV. “El organismo regulatorio va por buen camino al establecer medidas que garanticen que las empresas que vengan encuentren un ambiente de supervisión razonable y sólido”, ha asegurado el presidente de esta patronal, Jesús Pérez, en un comunicado.

No obstante, la asociación ha solicitado en la misma nota que el Gobierno elabore un marco regulatorio específico para el sector fintech con el que se eviten incertidumbres y se atraiga inversión al país.

“Londres había conseguido configurarse en el hub de las FinTech en Europa y tras el Brexit, España podría tomar el relevo y convertirse en el centro neurálgico de las Fintech de Europa e Iberoamérica. Para ello, no solo es necesario tomar medidas que potencien las empresas que puedan venir de fuera sino regular el mercado interno”, ha subrayado la AEFI.

Un esfuerzo con el sello Guindos

El plan de 5 puntos presentado por la CNMV sigue al mandato que recibió el nuevo presidente del regulador bursátil, Sebastián Albella, del ministro de Economía, Luis de Guindos. El día de la jura de su cargo, Albella escuchó de Guindos que una de sus principales prioridades es atraer a las grandes corporaciones financieras que quieran dejar Londres tras el Brexit.

El encargo del ministro forma parte de una de sus actuales obsesiones. Guindos va a utilizar su ministerio para conseguir el máximo rédito posible del Brexit para reforzar el peso de Madrid en el sector financiero mundial.

El ministro confirmó que el Gobierno está manteniendo contactos con entidades de inversión interesadas en trasladar su sede desde Inglaterra a España tras el Brexit. Además, existe un grupo de trabajo en el seno del Ejecutivo para desarrollar iniciativas encaminadas a atraer a estas grandes firmas, aunque por el momento no se ha planteado ningún desarrollo regulatorio más allá de lo anunciado por la CNMV. El empeño de la nueva CNMV, que apenas lleva un mes constituida, forma parte del plan de Guindos para quedarse con los esquiroles del Brexit.

Foto: Flickr – Paul Wilkinson