Se acerca la Navidad y se estima que en nuestro país se producirán miles de desplazamientos durante estos días. Muchos de ellos (alrededor del 60%) serán por carretera y en vehículos particulares. Aunque no habrá muchos en Ferrari, como sí hacen muchos monarcas europeos.

Aprovechando la ocasión, desde el buscador de vehículos de segunda mano y ocasión Mitula han querido fijarse en los coches de algunas de las principales familias reales europeas para saber cómo conducen y qué vehículos poseen, algunos de los cuales son sin duda el sueño de muchos españoles.

El rey emérito Juan Carlos, por ejemplo, posee una lujosa y variada colección de vehículos, ya que es de sobra conocida su afición por el motor. Entre otro coches, el que fuera rey de España ha conducido un Ferrari FF, que recibió como regalo del primer Ministro de los Emiratos Árabes en 2012 y que más tarde donaría al Estado.

No obstante, el único vehículo a su nombre ha sido un Mini 1275C. Se trata del primer coche conocido del rey, matriculado a su nombre en 1969 cuando el todavía príncipe apenas tenía 31 años. Por aquel entonces, Juan Carlos cobraba un sueldo de 70.000 pesetas y el coche le costó alrededor de 100.000. Todo un lujo en aquellos tiempos.

El pequeño utilitario inglés de color “azul Borbón” (como se conoce al tono escogido por el rey) fue vendido y ha pasado por diversas manos a lo largo de los años. Su último propietario lo puso en venta en febrero de este año y, desde entonces, se desconoce la propiedad del que fuera el primer coche del monarca español.

En España: no Ferrari, sí híbridos

Más discretos en sus vehículos han sido los actuales reyes de España. Así, se sabe que los actuales monarcas se suelen mover en coches de la marca Audi (como la reina Sofía, quien además tiene un Mercedes Clase C). Pero en los últimos años, el matrimonio real suele utilizar para sus desplazamientos privados un todoterreno híbrido de color negro de la marca Lexus, que cuesta entre 60.000 y 90.000 euros si se compra nuevo. De segunda mano, en cambio, podría valer alrededor de los 45.000 euros, según cifras de Mitula.

El Lexus no es, sin embargo, el único vehículo eléctrico por el que ha apostado la familia real española. El rey Felipe VI posee también un Comarth, un coche eléctrico de fabricación española (se produce en Murcia) que cuesta unos 20.000 euros.

Como en el caso de la monarquía española, la marca Audi es también una de las preferidas por la familia real inglesa. El príncipe Carlos tiene un Audi A4, que de segunda mano podría costar unos 15.000-20.000 euros, mientras que Kate Middleton se compró un A3 1.9 TDI antes de su matrimonio con el Príncipe Harry. La ahora princesa había tenido anteriormente un Volkswagen Golf, en el que no era raro verla con su actual marido durante la etapa universitaria de ambos.

Sin embargo, tras su boda, Kate Middleton conduce un Range Rover, una las marcas británicas de mayor prestigio y uno de los coches que suele conducir también la reina Isabel. De hecho, no hace mucho se la pudo ver en el castillo de Balmoral junto a los padres de Kate conduciendo su todoterreno.

En Mónaco y Suecia, amantes de la velocidad

También en Mónaco, los Audi son uno de los vehículos favoritos de la realeza. Andrea Casiraghi, hijo de Carolina de Mónaco, hizo correr ríos de tinta en 2011 cuando fue pillado en una autopista francesa conduciendo a 200 km/h su Audi A6. Un exceso de velocidad que se tradujo en una multa y en la retirada de su permiso de conducir.

También amantes de la velocidad son los varones de la familia real sueca. El rey Carlos Gustavo es un declarado fan de los coches, las carreras y el acelerador. En un 2005 tuvo un accidente con su BMW y en otras ocasiones se le ha visto conduciendo su propio coche a todo gas. También su hijo, Carlos Felipe es un amante de los coches. Ha participado en carreras y conduce de forma habitual un Porsche Cayenne con el que en 2013 sufrió un accidente con un autobús.

Coches de diferentes características y modelos que tienen, sin embargo, un denominador común: sus chóferes, ya sean adeptos a pisar el freno o el acelerador, pertenecen a alguna de las familias más famosas del mundo, las familias reales europeas.

Imagen | ‘Car and Driver