El sector del taxi vuelve a estar revolucionado. El acuerdo firmado entre el Ayuntamiento de Madrid y Uber para que la ciudad disponga de sus coches eléctricos no ha sentado bien al gremio. Desde su organización Fedetaxi, critican la concesiñon de ciertos privilegios hacia la compañía que no se han dado de ningún modo a los taxis.

La organización represantiva de los taxis en España, Fedetaxi, ha manifestado su “estupor” al conocer el acuerdo llevado a cabo entre la empresa de alquiler de coches Uber y el Ayuntamiento de Madrid. El sector asegura que el Consistorio otorga “ciertos privilegios” que también han sido recibidos por la empresa Car2go, negándoselos de forma continua a los taxistas madrileños.

Fedetaxi ha querido emitir un comunicado para denunciar que mientras el Ayuntamiento de Madrid permite a Uber adjudicar cualquier modelo de vehículo a su negocio, imposibilita a los taxistas que operan en la ciudad de Madrid poder elegir libremente los modelos con los que quieran prestar sus servicios.

Tema RelacionadoLos taxistas cantan victoria, ¿antes de tiempo?

“La elección de vehículo por parte de los taxistas está sujeta a autorización y homologación previa del Consistorio, descartándose sistemáticamente los de mayor lujo y capacidad, lo que nos impide acceder a los mismos modelos que estas empresas para competir con ellos”, ha afirmado en el comunicado Miguel Ángel Leal, presidente de Fedetaxi y la Asociación Gremial de Auto-Taxi de Madrid.

Desde el punto de vista de la gremial, tanto el Ayuntamiento como Uber “venden” este acuerdo como un impulso ‘verde’ para el medio ambiente en la ciudad al utilizar coches eléctricos, pero el impacto en la ciudad va a ser insignificativo. Fedetaxi no cree que con una veintena de coches de Uber contribuyan significativamente a reducir la contaminación en la ciudad. Afirmando además que se han obviado los 8.000 taxis eficientes con los que ya cuenta la ciudad y las previsiones para 2020 de reducir toda su flota a la baja emisión.

En este sentido, los taxistas consideran que el Ayuntamiento no facilita este paso. Pues éste facilita la recarga de los vehículos de compalías como Car2go “incluso en las cocheras municipales”, remitiendo a los taxistas a la “casi inexistente red de puestos de recarga eléctrica en Madrid”.

Desde Fedetaxi quieren señalar lo “paradójico” que resulta esta posición del Ayuntamiento y la falta de apoyo a su colectivo. Pues, tal y como afirman, el sector del taxi “sostiene un servicio público regulado dirigido al público en general”.