El nuevo ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ha comenzado a mostrar sus cartas. En su primera comparecencia en la comisión sectorial del Congreso de los Diputados, Nadal ya dibujó las líneas maestras de su política energética, entre las que está la defensa del conocido como ‘impuesto al sol’. A las patronales de las energías renovables no les ha convencido este discurso y esperan que los contrapesos parlamentarios de la “legislatura del diálogo” sirvan para modular la política energética del nuevo ministro.

Nadal anunció esta semana que se va a realizar una gran subasta para instalar capacidad de generación de energía renovable. Parecía que con esta licitación de 3.000 megavatios (MW) de potencia se enterraba el hacha de guerra que el anterior ministro, José Manuel Soria, había empuñado tras el conocido como “hachazo a las renovables”, con el que redujo la retribución a los productores de este tipo de energía. Sin embargo, el sector acogió con escepticismo estas palabras.

“Lo único que ha trascendido de momento sobre la subasta no nos tranquiliza”, afirma en declaraciones a SABEMOS el director de Políticas Energéticas de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), Heikki Willstedt. “La clave estará en acertar con el sistema, de modo que se encuentre el equilibrio entre energía barata que realmente se instale y el fomento del tejido empresarial español”, añade.

Tampoco ha gustado la defensa del conocido como ‘impuesto al sol’, un conjunto de trabas al autoconsumo de energía solar que incluye también el pago de tasas para mantener el sistema eléctrico aunque estas instalaciones no estén conectadas a la red. Fuentes de la patronal fotovoltaica Unef indican a SABEMOS que en la organización se espera que los pactos que necesita el Gobierno para sacar adelante sus políticas modulen el discurso de Nadal, que recuerda al que mantuvo el Ministerio en la legislatura anterior.

En este sentido, desde Unef recuerdan que los partidos de la oposición se comprometieron a acabar con el ‘impuesto al sol’ por la vía parlamentaria.

El PP no tiene mayoría absoluta ahora, confiamos en que el resto de partidos mantengan su compromiso”, apuntan desde la patronal fotovoltaica. “Aunque el PP quiera seguir en esta línea, confiamos en que la labor que hacemos con el resto de partidos dé sus frutos”.

Voto de confianza

“Hay que dar un voto de confianza al nuevo Gobierno”, explica Willstedt. En su opinión, el Ejecutivo tiene por delante una etapa “apasionante” en la que tendrá que liderar la transición energética de España y diseñar un nuevo modelo energético. “Queremos darle confianza”, secundan desde Unef.

Fuentes de la AEE destacan que tiene por delante el enorme reto de cumplir con los objetivos de generación de energía renovable para el año 2020. El compromiso de los socios comunitarios es que el 20% de la energía que se consuma anualmente tiene que provenir de fuentes renovables, para lo que todavía le queda un buen trecho a España.

El ministro señaló en su comparecencia que el 17% de la energía que se consume en España ya llega de este tipo de fuentes. Sin embargo, desde la AEE matizan que esa proporción ha bajado en el último dato actualizado por la autoridad medioambiental española. Si el Gobierno quiere cumplir con el objetivo del 2020 tendrá que hacer un sprint final en los próximos 3 años, por lo que tendrá que convocar más subastas de renovables.

“Lo ideal sería que hubiera un calendario”, defienden desde la patronal eólica.

Diálogo

En la legislatura del diálogo, las asociaciones gremiales esperan que el Ministerio haga lo propio también con los productores de renovables. Las fuentes de AEE y Unef consultadas cuentan que el Ministerio todavía no se ha puesto en contacto con el sector, así que el diálogo tiene que esperar.

En Unef precisan que ya han pedido una reunión con el equipo de Nadal para intentar convencerles de las ventajas del autoconsumo, una petición que todavía no ha recibido respuesta del Ministerio.

Foto: Flickr – Eric Sonstroem