Este 2016 será un año difícil de olvidar para el Grupo MásMóvil. A través de compras y movimientos corporativos, se ha consolidado como el cuarto operador. Pero eso también supone que durante los últimos meses haya lanzado mensajes algo contradictorios según cerraba acuerdos con otras compañías.

Aunque lo haya hecho por el “bien de los usuarios”, la compañía dirigida por Meinrad Spenger ha dado un pequeño giro a su estrategia de negocios mayoristas. De este modo, MásMóvil ha cerrado un acuerdo con Telefónica para garantizar una migración “ordenada” a la red móvil de Orange de los 3,3 millones de clientes de Yoigo que ahora usan la de Movistar.

Esto, rápidamente, ha hecho saltar las alarmas sobre los contratos futuros, tanto en banda ancha fija como móvil, dentro de las marcas del Grupo MásMóvil. De hecho, dentro de este acuerdo también se ha visto afectado Pepephone.

En principio el operador virtual de lunares iba a abandonar la red de Telefónica a mediados de 2018. Ahora, el pacto con los azules, que se extiende durante tres años, de enero de 2017 a diciembre de 2019, aunque el tercero es optativo. Oficialmente argumentan que así podrán ofrecer mejores precios. Esto retrasa, por lo tanto, el traspaso total a la red de Orange.

Al margen de este baile de fechas en la llegada a la red de los naranjas, que se enmarca también en los asuntos legales que Yoigo y Telefónica tenían abiertos, MásMóvil está lanzando mensajes contradictorios sobre los precios que oferta, así como la estrategia de tarifas, y que parezca dar lo mismo estar en una red u otra (cuando los usuarios pueden tener sus preferencias).

MásMóvil y el ‘tema Pepephone’

En el comunicado oficial de MásMóvil, explicaban que este acuerdo, entre otras cosas, provocaría una mejora en los precios que ofrece Pepephone. Esta situación es paradójica porque, en primer lugar, ahora mismo el OMV ofrece una de las tarifas más competitivas que hay en el mercado. Mucho mejor que la de cualquier otra filial de los operadores con red.

En segundo lugar, al reconocer que puede tener mejores precios, es que considera que los actuales no se adecúan a la política que había llevado hasta ahora la empresa y que, por lo tanto, todo es mejorable. Algo que en cierto modo desde MásMóvil habían negado hasta ahora argumentando que tenían las mejores tarifas.

MásMóvil y el ‘tema Yoigo’

La otra contradicción, aunque no llega al extremo de lo que hacen otros operadores, es que ha modificado los precios de la Sinfín de Yoigo, la tarifa estrella del Grupo MásMóvil en lo que respecta al consumo masivo de datos móviles.

Da más gigas de 20 a 25 GB de datos para los usuarios, pero han subido el precio de la tarifa. No obstante, los clientes que tenían la anterior, se quedan con el precio anterior. Pero los que contraten a partir de ahora, tendrán que pagar más (con más servicios).

Durante los próximos meses seguirá habiendo movimientos en MásMóvil, parece lógico. Además, hay otra ‘guerra’, la de los contenidos de televisión, donde también deberá meterse. Y veremos junto a quién la pelea, y si influirá el acercamiento de posturas con Telefónica.