La relación entre hoteleros y plataformas de viajes online (OTAs) en Europa está fría. Después de que Francia, Italia, Alemania y ahora Austria prohibieran las cláusulas de mejor precio y condiciones a Booking.com, y que el sector hotelero español apoyara la iniciativa y animara a que llegase al país, la plataforma no se calla y afirma que seguirá “ofreciendo los mejores precios “.

La cláusula de tarifas que las plataformas de viajes imponen a los hoteles está removiendo al sector hotelero español. Como ya contó SABEMOS, la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) ha apoyado la última prohibición a esta cláusula realizada en Austria, y pide que ésta llegue pronto a España. Para que así los hoteles puedan poner un precio más bajo que las OTAs en sus webs.

Sin embargo, Booking ha querido dejar clara su postura ante esta situación. Tal y como ha comunicado la compañía, ya no impondrá “ni precio, ni disponibilidad, ni condiciones de paridad con los alojamientos de Austria”. Pero sí podrán solicitar al hotel en cuestión ofrecer el precio más bajo con la intención de aumentar las ventas y “seguir ofreciendo el mejor precio garantizado”. Ya que según Booking, “los consumidores son más propensos a reservar un hotel en la plataforma cuando éste ofrece sus mejores precios a través del sitio web” de Booking.com.

Tal y como han comunicado fuentes de la compañía a SABEMOS, lo que exigen por contrato a los hoteles es “una paridad entre los canales online del hotel y el precio de Booking.com”. Es decir, que el hotel pueda ofrecer distintos precios a las diferentes OTAs, pero que el precio de su web se corresponda con el de Booking.com. Ya que si el usuario se encuentra con dos precios diferentes, acaba por no reservar por desconfianza.

“Cuando un viajero busca un alojamiento en internet y se encuentra con precios distintos en la web del hotel y en Booking, el usuario tiende a no reservar por desconfianza”.

Un punto de gran importancia para la compañía, ya que muchos se verían perjudicados en ese sentido. De modo que, aseguran, en otros países europeos Booking.com “se adhiere a los compromisos modificados de paridad de tarifas que se aplicaron en todo el Espacio Económico Europeo” en julio del 2015. De hecho, aseguran que “más de 25 autoridades de competencia tanto europeas como mundiales han declarado que los compromisos satisfacen su Competencia”.

Desde el punto de vista de la plataforma, aseguran que en “un mundo sin paridad” las pequeñas empresas hoteleras se verían incapaces de competir con grandes cadenas. Ya que éstas tendrían que realizar inversiones en mejorar su visibilidad en los buscadores. Todo ello, aseguran, podría provocar un aumento de sus precios.

“La legislación de Austria va en contra de los esfuerzos de la Comisión Europea para promover la innovación digital y socaba la competencia previstas como parte del mercado único”, sostienen. Afirmando a SABEMOS que lo que les interesa es una sola regulación para toda la Unión Europea.

El delicado tema de los rankings

La gran mayoría de los usuarios entiende que la primera posición (en positivo) en un ranking se obtiene por méritos propios. Por ser el mejor. Algo que desde Cehat han puesto en duda en el caso de Booking.com. Afirmando así que las clasificaciones se obtenían mediante pagos y comisiones a la plataforma por parte del hotel en cuestión. Ocultando, de este modo, información veraz a los usuarios sobre los alojamientos.

Pero desde la plataforma niegan rotundamente que este hecho se de en sus servicios. Booking.com ha asegurado a este medio que el orden natural de sus rankings viene definido por los que más gustan a los usuarios. De hecho, defienden que uno de los factores determinantes para posicionar a los hoteles es la de conversión. Es decir, la proporción entre el número de visitas y el número de reservas reales, apuntan.

La plataforma reconoce en este sentido que algunos de esos hoteles que cumplen con los criterios de rendimiento, y reciben constantemente críticas positivas de los usuarios, son “invitados” a participar en su ‘Programa Preferido’. Lo que quiere decir que únicamente estos podrían pagar comisiones por un mejor posicionamiento, pero desde Booking.com señalan que dichos hoteles ya serían los mejores según los usuarios. “Se trata de comprar la posición, pero antes tienen que cumplir ciertos requisitos”.

Además, cuentan que ese ‘favoritismo’ en cuanto a posicionamiento, solo aparece en las búsquedas naturales. Desapareciendo al incluirse filtros en la búsqueda. “Booking.com no cree en proporcionar alojamientos con la capacidad de pagar solo por una ranura superior en los resultados de búsqueda de nuestra plataforma”, han aclarado. El usuario decidirá a golpe de clic.