La entidad alemana tiene claras algunas tendencias del año que viene, entre las que no está una nueva oleada de fusiones bancarias. En la filial española de Deutsche Bank no creen que se avecine una gran tendencia de integraciones en el mercado financiero nacional.

No parece que a corto y medio plazo vaya a producirse una oleada de fusiones bancarias, ha asegurado el responsable de renta variable de Deutsche Bank en España, Diego Jiménez-Albarracín. Aunque este proceso propuesto por el Banco de España debe continuar, ha matizado, “hay que esperar al momento propicio para ello”.

Ahora mismo, lo que los analistas del DB sí contemplan es una salida a bolsa de entidades más pequeñas como Unicaja.

Pese a que Bankia y BMN sí evalúan una fusión para maximizar el retorno de las ayudas públicas del Estado, los analistas del Deutsche Bank consideraron cuando estudiaron esta posibilidad que no es el momento de embarcarse en fusiones bancarias, según Jiménez-Albarracín. “Ahora el clima ha mejorado un poco”, ha indicado el responsable del banco, pero “primero tendría que aclararse el panorama en Italia”.

En el plano bancario, Jiménez-Albarracín se ha referido a una de las posibles presas en un hipotético proceso de integración de entidades financieras: el Banco Popular. En este sentido, el ejecutivo del Deutsche Bank ha recordado que el banco teutón mantiene una recomendación neutral; “necesitamos ver resultados”, ha afirmado.

Eso sí, Jiménez-Albarracín valora los avances que ha hecho el Popular en las últimas semanas. “El Popular está haciendo los deberes”, ha asegurado, al tiempo que ha destacado los esfuerzos de la entidad en su proceso de reestructuración. La acción ha conseguido recuperarse con una subida “casi en vertical, del 25%” después de perder el nivel de 1 euro de valor en bolsa.

Habrá que ver, ha advertido, los resultados que da la creación de la sociedad inmobiliaria en la que pretende aglutinar sus activos tóxicos. Pero todo parece apuntar a que el Popular podrá continuar por su cuenta, aunque se haya especulado con la posibilidad de que fuera absorbido por entidades como el BBVA, el Sabadell o el Santander.

Recomendaciones de compra

Jiménez-Albarracín ha comparecido en rueda de prensa para presentar las perspectivas que tiene la entidad para el año 2017. La incertidumbre será una de las claves del ejercicio que comienza en apenas dos semanas, dado que las políticas económicas de Donald Trump son todavía una incógnita.

El proteccionismo lastrará a los países de Latinoamérica que no estén referenciados al dólar. Sin embargo, Jiménez-Albarracín considera que esta doctrina de Trump no herirá demasiado a los países asiáticos. Al fin y al cabo, si EEUU limita la entrada de productos del exterior, las naciones emergentes asiáticas siempre pueden recurrir a China.

Con respecto a España, el ejecutivo cree que hay importantes oportunidades de inversión en la bolsa. Los más conservadores pueden optar por “activos más seguros”, empresas “con dividendos sostenibles” como Iberdrola, Enagás, Red Eléctrica, Endesa y Abertis.

Por otro lado, las constructoras se podrían beneficiar del plan de desarrollo de infraestructuras anunciado por Donald Trump en Estados Unidos, así como de la reactivación del sector en Europa. Jiménez-Albarracín cree que compañías muy internacionalizadas como ACS o Ferrovial podrían aprovechar estas oportunidades en 2017, lo que generaría importantes alzas bursátiles.

En el terreno financiero, Deutsche Bank se decanta por Banco Santander y Bankia, que cotizan con descuentos según el ejecutivo. Por su parte, en inmobiliario ha destacado para 2017 a Merlin y Colonial.

Foto: Efe