La batalla por la regulación de los pisos turísticos que se ofertan en las plataformas digitales genera polémica. Y, como en toda guerra, hay dos bandos. Mientras los hoteleros españoles denuncian que el aumento de este tipo de alojamientos daña al sector turístico, HomeAway les reprocha utilizar cifras falsas para especular contra su tipo de negocio y no sobre el problema en cuestión.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha organizado junto a la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) una mesa redonda llamada ‘Implicaciones de la Economía Colaborativa para las Políticas Públicas’. En ella, se han visto las caras La Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) y la plataforma de alquiler vacacional HomeAway. Los dos lados opuestos de un tema que los une: la regulación de los pisos turísticos.

La presidenta de la FEHM, Inmaculada Benito, se ha apoyado durante el encuentro en diversos estudios publicados que muestran cómo en España hay hasta 2,7 millones de plazas de pisos turísticos sin regular frente a los 2,4 millones que sí lo están. Un dato con el que culpa a las administraciones poniendo de manifiesto que “solo ha implantado poco más de ocho normativas a este sector, frente a las más de mil a las que deben responder los pisos turísticos tradicionales”.

En su defensa, el director de relaciones públicas de HomeAway, Joseba Cortázar, ha señalado que las cifras de la patronal hotelera son un “mantra” para atacar a las plataformas digitales tales como HomeAway o Airbnb. Ya que se pone de manifiesto que éstas son las culpables de colapsar el mercado hotelero tradicional.

Para ello, ha apuntado hacia la cifra de los 2,7 millones de plazas de pisos turísticos para explicar que, como publica Efe, “no es una cifra real, porque se contabilizan anuncios en plataformas y no el número neto de pisos, obviando que entre el 35 % y el 45 % de la oferta está duplicada en varias plataformas”. “Para criticar, hay que aportar datos reales”, ha proseguido.

Benito ha aprovechado la presencia de HomeAway para subrayar la situación del sector, donde cree que éste se está viendo perjudicado como consecuencia de que “unas pocas plataformas se están haciendo de oro”.

Por contra, Cortázar ha querido dejar constancia de que ese turismo de masas del que tanto se queja el sector ha sido alimentado en parte por los hoteleros preguntándose si realmente están exentos de ello.

Desde el punto de vista de HomeAway, las plataformas son capaces de generar un mayor impacto económico, así como incrementar la competencia para reforzar los negocios. Cortázar ha aprovechado también para criticar las sanciones aplicadas desde ciertos Ayuntamientos “sin tener competencia para ello” que solo los perjudica ante su competencia natural.

Y es que la FEMH cree que, en este punto, la normativa actual es “poco exigente”. Algo sobre lo que HomeAway cree que el marco regulatorio español “pone barreras a su actividad”, en especial la “heterogeneidad normativa entre diferentes comunidades autónomas para pisos similares”.