Gabriel Escarrer Juliá ha presentado su renuncia voluntaria a la presidencia ejecutiva de Meliá Hotels International, compañía que fundó hace 60 años y de la que seguirá siendo presidente, mientras que el máximo responsable ejecutivo pasa a ser su hijo Gabriel Escarrer Jaume.

Escarrer Jaume ya ejercía como el vicepresidente y consejero delegado del grupo mallorquín desde 2009.

La renuncia ha sido aceptada por unanimidad por el consejo de administración de Meliá “conforme a la propuesta de la Comisión Delegada de Nombramientos y Retribuciones”, ha informado hoy la cadena hotelera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Escarrer Juliá permanecerá en el máximo órgano de gobierno de la hotelera en calidad de presidente “no ejecutivo” y dominical.

Con 370 hoteles en 43 países de cuatro continentes y una oferta que supera las 80.000 habitaciones comercializadas a través de ocho marcas diferentes, Meliá es el mayor grupo hotelero español y uno de los mayores del mundo.

La expansión en la región de Asia-Pacífico y la consolidación de la red de establecimientos urbanos en las principales capitales mundiales son las premisas estratégicas de una compañía en la que no se esperan cambios de rumbo relevantes con el relevo en la dirección ejecutiva, puesto que Escarrer Jaume ejerce de vicepresidente ejecutivo desde hace más de siete años.

El nuevo máximo responsable de Meliá Hotels International, nacido en Palma hace 45 años, se graduó en Finanzas y Gestión Empresarial en la Universidad de Pensilvania en 1993 y después trabajó durante tres años en un banco de inversión estadounidense.

En 1996 se incorporó a la compañía familiar, que salió a bolsa ese mismo año, y en 1999 fue nombrado consejero delegado. Ejerció la vicepresidencia junto a su otro hermano varón, Sebastián, hasta que éste renunció en 2012, lo que le situó como delfín de su padre al frente del grupo.

En su última comunicación de resultados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Meliá Hotels International informó de que había ganado 92,2 millones de euros en los primeros nueve meses de 2016, un 74,5 % más que en el mismo periodo de 2015, gracias a la buena evolución del negocio hotelero.

Los ingresos operativos del grupo se incrementaron un 2,6 % hasta 1.388,25 millones de euros y el resultado bruto de explotación (Ebitda) bajó un 7,5 % hasta 238,3 millones.

60 años levantando un imperio hotelero

Gabriel Escarrer Juliá era un joven bregado en el incipiente turismo que cambiaría Mallorca en las siguientes décadas cuando en 1956 convenció al propietario de un pequeño hotel de que se lo alquilara y comenzó una carrera de seis décadas en las que ha levantado el mayor imperio hotelero español.

Nacido en el interior de Mallorca (Porreres, 1935) aunque criado en la ciudad de Palma que a partir de la década de los años 50 se abrió al mundo a través de sus playas, Escarrer supo ver el potencial económico del ansia de sol durante las vacaciones de los europeos y de la modernización de una España que comenzaba a superar su cerrazón para acabar dirigiendo una compañía cotizada en bolsa con 370 hoteles en 43 países de cuatro continentes.

Hoy Meliá Hotels International ha anunciado que su fundador deja, con 81 años, la presidencia ejecutiva de la empresa en manos de su hijo Gabriel Escarrer Jaume, que desde 2009 ejercía de vicepresidente ejecutivo de la cadena.

Aún hace pocos días que Gabriel Escarrer Juliá ejerció como líder del conglomerado hotelero que creó al asistir a los funerales por Fidel Castro en Cuba, país donde Meliá marcó uno de los hitos de su expansión internacional y en el que gestiona cerca de una treintena de establecimientos.

A partir de su primera operación en el sector hotelero hace 60 años, el empresario continuó alquilando y comprando hoteles al calor del crecimiento del turismo en España hasta que a mediados de los 80 dio un salto cuantitativo con la compra de 32 establecimientos de la cadena Hotasa, lo que convirtió a su empresa en la mayor del sector en España.

En paralelo, arrancó su expansión internacional en 1985 con la apertura de un hotel en la isla indonesia de Bali, un destino turístico en el que Meliá fue pionera.

En 1987 sumó a su cartera de alojamientos 22 hoteles de la cadena Meliá, con lo que el grupo Sol se convierte en Sol Meliá.

En el marco de un proceso continuo de crecimiento en España, donde es líder desde 2002, y en diferentes destinos turísticos en América y Asia, la compañía salió a bolsa en 1996, lo que le ayudó a mantener su proceso de expansión. Su presencia en los mercados de capitales se ha consolidado este año con su incorporación al Ibex 35.

En 2000, Escarrer capitaneó la operación de compra de Tryp Hoteles, lo que puso a su grupo entre las mayores cadenas mundiales por número de habitaciones, con más de 80.000.

Sus éxitos de gestión y su condición de pionero de la industria turística española han reportado al artífice de Meliá Hotels International numerosos reconocimientos, tanto en el ámbito empresarial como en el institucional e incluso el académico.

Ha sido reconocido por la British Travel Industri y por la Universidad de Houston por su trayectoria empresarial, tiene la Medalla de Oro al Mérito Turístico de España, en 2998 fue elegido por 300 directivos del sector “Personalidad Turística del Siglo” y es doctor honoris causa por la Universidad de Baleares, donde una cátedra de estudios turísticos lleva su nombre.

En 2006, cuando su empresa cumplió 50 años, recibió la Medalla de Oro de las Islas Baleares en un acto celebrado en Palma, desde donde siempre ha dirigido su compañía y donde ha vivido desde la infancia.

<<Foto: Efe>>