El último euríbor ofrece otro respiro a todos los hipotecados con préstamos a tipo variable, ya que, un mes más, sigue en descenso y cierra noviembre en negativo, a  menos 0,074 %. Esta nueva bajada se trata de una buena noticia para todos aquellos que quieran obtener una vivienda en los próximos meses o que estén pagando la suya en la actualidad, ya que supone un abaratamiento de la cuota de la hipoteca. Además, se espera que el euríbor no sufra ningún cambio y siga en negativo también en el año entrante.

¿Cómo ha evolucionado el euríbor en los últimos tiempos?

La evolución del euríbor es algo que fluctúa diariamente. Esto influye también en la evolución del precio de las hipotecas. Antes del 2008 el valor del euríbor se encontraba en positivo, cotizando al alza y llegó a alcanzar máximos históricos.

Sin embargo, a consecuencia de la crisis económica y la inestable situación financiera mundial, se produjo un descenso del valor del euríbor. El gran desplome del índice tuvo lugar en 2012, cuando el euríbor logró bajar del 1 %.  Desde entonces no ha conseguido recuperar la barrera del punto porcentual y ha ido descendiendo progresivamente hasta su actual valor negativo.

A pesar de que las hipotecas a interés fijo vayan ganando terreno en nuestro país, gran parte de las hipotecas son de tipo variable y mayoritariamente referenciadas a euríbor, por lo que el valor mínimo de este índice de referencia se traduce en un alivio considerable en la carga económica de las familias en nuestro país.

¿Cómo afectará el euríbor actual a nuestra próxima revisión?

A continuación, veremos un ejemplo de cómo afecta el índice del euríbor en nuestra cuota mensual. Pongamos una hipoteca media con un capital pendiente de 100.000 euros, a 30 años y un interés de euríbor más 1 %.

Si hacemos los cálculos, con la revisión anual en diciembre y aplicando el valor del euríbor de noviembre de 2016 podemos ver que un cliente pasaría de pagar 325,33 euros al mes, a pagar 318,43 euros. Así, al final del mes habrá ahorrado 6,9 euros y después de un año 82,8 euros respecto a lo que se pagaba un año antes con el euríbor de noviembre de 2015.

Por otra parte, si la revisión fuera semestral y aplicáramos el euríbor de junio de 2016,  nuestra cuota pasaría a ser de 320,26 euros. En este caso  habríamos ahorrado 5,07 euros al mes y al final del año 30,42 euros.

Es decir, tanto si aplicamos una revisión anual como si aplicamos una semestral, ahorraríamos entre 5 y 7 euros en nuestra cuota mensual, observando que en este caso la anual nos saldría más rentable.

¿Qué nos espera en 2017 con el euríbor plus?

Durante el próximo año está previsto que tenga lugar el lanzamiento de una reforma del euríbor actual, con la aparición del euríbor plus.

El origen de esta reforma lo podemos encontrar en 2013, cuando la Comisión Europea impuso una de las mayores multas a la banca, nada menos que 1.710 millones de euros, a pagar entre Deutsche Bank, Société Générale, Royal Bank of Scotland, JP Morgan, Citigroup y al bróker RP Martin

A raíz de este suceso, las autoridades europeas han querido reformar el actual índice para evitar este tipo de situaciones. Con este nuevo cambio, la muestra de datos será más real y, por lo tanto, menos manipulable gracias a que se ha aumentado el número de entidades que contribuirán aportando datos. También destaca que se pasa de utilizar una media recortada como metodología de cálculo a una mediana, lo que dotará de mayor robustez estadística al índice.

Desde el EMMI (Instituto Europeo de Mercados Monetarios), organismo encargado de la elaboración del euríbor plus, aseguran que no se trata de un cambio de índice, sino de una mera actualización, lo que significa que si tenemos euríbor en nuestra hipoteca, deberíamos continuar con euríbor plus y no pasar a usar el índice sustitutivo.

Según fuentes consultadas del Instituto, su lanzamiento debería tener lugar durante el primer semestre de 2016 y por el momento es imposible conocer cuál podrá ser su cotización de salida, aunque los expertos plantean que lo más probable es que nazca directamente en terreno positivo.