Esta semana estamos viendo al sector bancario como actor principal de todo lo que pasa últimamente en los mercados. Si bien es verdad, estamos registrando en las últimas sesiones un repunte de la volatilidad, el mayor protagonismo lo está asumiendo prácticamente un mismo colectivo: los bancos.

Esta situación es algo a lo que ya estamos acostumbrados, pues desde que estalló la bomba en el sector financiero hace unos años es donde se ubica el principal foco de los inversores, lamentablemente generando incertidumbre sobre el sector.

Es una cuestión muy comentada el saneamiento del sector bancario, prácticamente una utopía, algo tan efímero que no se sabe muchas veces cuando los bancos publican resultados trimestrales cómo leerlos.

Es una realidad que el estrechamiento de los márgenes en el sector se está espoleando de manera importante, y que las diferentes líneas de negocios de algunos bancos no están dando el resultado que esperaban, como es el caso de algunos bancos españoles con su expansión por Brasil y México concretamente.

El problema surge cuando nos centramos en lo que nos ocupa dentro del mercado español. En este caso el Ibex 35, principal selectivo español, tiene una ponderación en su composición muy ligada al sector bancario . Prácticamente más del 50% del selectivo lo forman bancos, en lo que a ponderación se refiere, no al número de valores.

Es el principal problema de nuestro selectivo, la gran exposición a un sector determinado y en concreto a esta parcela. En los últimos años ha sido la principal causa de que nuestro índice se quede tan descolgado comparado con otras principales plazas europeas, por lo que siempre tenemos que estar mirando de reojo las principales regulaciones y resultados de los bancos.

Como es obvio es una desventaja muy grande, ya que al convertirse el sector bancario en actor principal del mercado y al tener una exposición tan elevada, conlleva unos movimientos de rangos superiores en comparación con nuestros homólogos europeos.

Daniel García, analista de XTB