El Gobierno de Italia ultima el rescate de la maltrecha entidad Monte dei Paschi di Siena (MPS), que suspendió en los últimos test de estrés con un agujero de 5.000 millones de euros en su balance. El Banco Central Europeo (BCE) ha denegado una ampliación del plazo dado al banco italiano para cerrar su recapitalización, por lo que el rescate está a la vuelta de la esquina.

Italia está a punto de protagonizar su propio rescate y la creación de su propia Bankia, aunque en pequeño. El último bastión de la resistencia de los países periféricos de la UE ha caído, con notable estrépito. Eso sí, el daño se ha limitado a los 5.000 millones de euros que se necesitan en el caso italiano frente a los 22.000 millones del grupo BFA oficiales, casi 46.000 extraoficiales.

Los acontecimientos se han precipitado tras la última reunión del BCE. La autoridad monetaria del Euro ha denegado al Monte dei Paschi la posibilidad de esperar hasta el 20 de enero para completar la captación de los 5.000 millones que necesita la entidad para continuar operando, tal y como ha adelantado Reuters.

No es de extrañar que el movimiento se haya producido tras la dimisión del exprimer ministro italiano, Matteo Renzi, que perdió el referéndum sobre la reforma constitucional del país. Renzi era el principal valedor de Monte dei Paschi y peleó con Bruselas para encontrar una salida que no fuera un rescate puro y duro, ante lo que se encontró con la negativa del BCE. Con la partida del premier italiano, MPS se quedó a los pies de los caballos.

Era de esperar; de hecho, lo contrario habría sido una injusticia. Si el rescate de Monte dei Paschi no hubiera desencadenado exigencias al Gobierno italiano por parte de la troika, la nación transalpina habría obtenido un trato de favor que ni Irlanda, ni Portugal, ni España ni Grecia recibieron de los vigilantes de la playa de Bruselas.

La estrategia de postergar el rescate de Monte dei Paschi le ha servido a la entidad para situarse entre la espada y la pared. El plazo para captar el dinero que necesita para reforzar su balance se agota este mismo domingo, y la continuidad de MPS tal y como está no tiene visos de prosperar.

Poco importa ya. Según las informaciones a las que ha tenido acceso Reuters, el Gobierno descabezado de Italia ya ha comenzado a elaborar un decreto para inyectar fondos en MPS.

La reacción de los mercados

En el mismo día en que se desataban los rumores de intervención del Monte dei Paschi, este mismo viernes, las acciones de la entidad han sido retiradas de la cotización en varios momentos. La compañía ha acabado la sesión bursátil con una caída del 10,55% ante el creciente runrún de rescate.

Pero no han sido los únicos en bajar. El efecto contagio ha afectado también a Banca Popolare Milano (4,32%), Banco Popolare (-3,93 %), Banca Mediolanum (-3,48%) o Mediobanca (-2,82%).

En el lado opuesto, las noticias sobre el posible rescate de Monte dei Paschi han provocado un tímido repunte del 0,22% en el DAX alemán. A los mercados fuertes les encanta la perspectiva de otra inyección de fondos con importantes compromisos por parte de Italia, como ya sucedió en otros rescates.

Imagen | ‘Il Giornale