Los grandes operadores de telefonía parecían haber olvidado el mercado móvil. El objetivo desde hace un año ha sido, de forma descarada, conseguir clientes convergentes (fijo + móvil + televisión). Facturas más altas y menos pérdidas de usuarios. Esa era la consigna. Aunque ahora también quieren reavivar la pelea en el segmento móvil. Telefónica es la última que se suma.

Por su parte, Orange ha sido uno de los operadores que mejor ha cuidado sus filiales low cost. Con Amena y Simyo, llevan robando clientes a la competencia desde hace tiempo. Vodafone tampoco ha querido quedarse atrás y, poco a poco, impulsa su marca de bajo coste Lowi. Y faltaba Telefónica. Los azules, con Tuenti, han sido mucho menos agresivos que sus rivales, tanto en tarifas como promociones.

Quizá el impulso final ha sido la entrada en escena de MásMóvil, que a buen seguro va a seguir robando clientes a todos. Y, pese a que el verdadero ingreso viene con la cartera de los usuarios convergentes, despreciar el segmento móvil parece un error.

En ese contexto Tuenti lanza una promoción hasta el 10 de enero, por la que las altas nuevas como los ya clientes, podrán tener 4 GB de datos en el móvil por 14 euros durante 6 meses con velocidad 4G incluida, además de minutos infinitos para llamar con VozDigital desde la ‘app’ de Tuenti. Posteriormente no se sabe cómo quedarán las tarifas o si habrá renovación de la oferta.

Además, Tuenti hará un regalo directo a su base de clientes, elegido por sus propios usuarios tras una consulta, que consiste en 1 GB extra para navegar durante diciembre y enero.

Vuelve la ‘guerra’ de precios

Ya quedan pocas dudas: ha vuelto la guerra de precios entre operadores. En las últimas semanas todas han movido sus tarifas. Tanto las convergentes de las matrices, como las móviles en sus filiales virtuales.

Orange ha sido muy agresiva, ya que Simyo y Amena han anunciado nuevas tarifas en los últimos días. Y no solo eso. Jazztel, que en principio iba a ser su low cost para los servicios de banda ancha, también sigue captando clientes móviles por sus bajos precios.

Por su parte, Vodafone ha hecho lo propio con Lowi, y ha rearmado a su filial con 4G para todos los usuarios. Además, han anunciado que en breve habrá más sorpresas dentro del operador.

Con este panorama, estaba claro que Telefónica no podía permanecer agazapada. Cada mes tiene un saldo negativo en la portabilidad móvil. Es decir, pierde más clientes de los que gana. Por eso, este movimiento intenta generar un atractivo hacia su marca low cost con el fin, al menos, de parar esa sangría.