Otra vez estamos viviendo una nueva politización de los mercados. Durante la semana anterior pudimos ver como los mercados estaban pendiente del referéndum en Italia. La verdad es que no es el único acontecimiento político que hemos vivido durante este año 2016, ya que prácticamente llevamos todo el año con campañas e incertidumbres que envuelven el mercado en una espiral lateral- bajista.

Desde que comenzamos el año con el intento fallido por parte de los políticos españoles en formar gobierno, siguiendo con las segundas elecciones tras dicho intento, la consecución del anhelado inicio de una nueva legislatura, las elecciones en Estados Unidos y ahora la guinda del pastel.

Cada vez más los mercados tienen el punto de mira más enfocado en la vida y los movimientos de los principales políticos de referencia, pues en un mundo tan globalizado en el que vivimos y tan interconectado, cualquier decisión por parte de ciertos gobiernos de referencia puede influir en mayor medida sobre los ingresos, y exportaciones de algunos países que sean socios comerciales o dependan de un gran servicio de suministro de un tercero.

Es importante valorar cómo esta preocupación de los mercados por la política toma cada vez más forma y es que al fin y al cabo. lo que los mercados quieren es volatilidad y movimientos para poder generar oportunidades y parece ser que este tipo de acontecimientos están siendo la tónica habitual para poder aprovecharlo.

Estamos cerrando el año y la pregunta que nos hacemos es si el año que viene también estará marcado por tantos acontecimientos políticos o bien nos mantendremos atentos a otros principales focos económicos para poder buscar esa ansiada volatilidad que tanto gusta a los operadores.

Daniel García, analista de XTB